25 de enero de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha visitado en la mañana de hoy las obras de la variante de Entrena, la segunda infraestructura más importante por volumen económico que, en la actualidad, ejecuta el Gobierno de La Rioja. En el transcurso de la visita, en la que ha estado acompañado por miembros del Consistorio entrenero, Burgos ha adelantado que la previsión del Ejecutivo regional es "que la variante de Entrena entre en servicio este trimestre".

El objetivo de la visita ha sido comprobar el óptimo avance de esta variante que, desde la jornada de ayer, se encuentra parcialmente y de forma provisional abierta al público. En concreto, ya se puede circular por un tramo de 1.300 metros (prácticamente, un tercio de la longitud de la misma), el que arranca desde el extremo sur de la LR-137 (en dirección a Nalda) y que concluye en la glorieta de Sojuela (LR-445), intersección desde la que se permite también el paso hacia Entrena. La entrada en servicio de este tramo, que cuenta con los elementos de seguridad instalados por completo y con señalización horizontal provisional, permitirá continuar los trabajos para habilitar el ramal sur de acceso a Entrena.

La variante, que implica una inversión de 7 millones de euros y que está siendo ejecutada por la empresa riojana Ismael Andrés, tiene una longitud de 3,5 kilómetros y contará con una plataforma de diez metros de ancho, con tres intersecciones en los puntos kilométricos 0,6, en el 1,3 y en el 3,4 para canalizar las conexiones con las carreteras a Sojuela y Medrano así como los propios accesos al municipio Entrena.

El tráfico pesado no pasará por Entrena
El objetivo de la construcción de esta variante es liberar el núcleo urbano del tráfico que, a diario, transita por la localidad y que con motivo de la apertura del túnel de Piqueras ha aumentado a 2.000 vehículos diarios, fundamentalmente pesados. Igualmente, la importancia de la variante estriba en LR-137 es una carretera básica en la estructura viaria de la zona ya que conecta con cuatro corredores que vertebran las comunicaciones de nuestra región como son la N-111, la N-232, la AP-68 y la A-12.