30 de junio de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha visitado el Área de Rehabilitación Integral del casco histórico de Logroño, zona que comprende íntegramente el centro histórico de la capital riojana, delimitado por las calles Norte, San Gregorio, Once de Junio y Bretón de los Herreros, las Avenidas de Viana y de Navarra así como Muro de Cervantes, de la Mata y del Carmen. En su visita, el Consejero de Vivienda ha estado acompañado por el Delegado del Gobierno, José Antonio Ulecia, y por el Alcalde de la capital riojana, Tomás Santos.

La visita se enmarca dentro de las prioridades de la Consejería de Vivienda por mejorar el patrimonio urbano de los cascos históricos de los principales municipios de La Rioja. Así, el pasado 25 de febrero, el Gobierno de La Rioja, en el marco de la comisión bilateral del Plan de Vivienda 2009-2012, y en presencia del Presidente del Ejecutivo riojano, Pedro Sanz, y de la Ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, declaró el centro histórico de Logroño y Calahorra como Área de Rehabilitación Integral por lo que 250 viviendas ubicadas en el Casco Antiguo logroñés se beneficiarán del máximo nivel de ayudas a la rehabilitación contempladas tanto en el plan autonómico como en el estatal.

Al respecto, el Consejero de Vivienda ha recordado que desde el Gobierno de La Rioja "la rehabilitación se contempla como un pilar básico de la política de vivienda". Así, ha señalado que en 2009 el presupuesto dedicado a este capítulo "ascendió a casi cuatro millones de euros (3,8 en concreto), lo que ha permitido que se llevaran a cabo 241 actuaciones, con un total de casi 3.500 viviendas rehabilitadas en toda La Rioja". De hecho en estos primeros cuatro meses desde la declaración del ARI logroñés, "ya se han recibido diez solicitudes de rehabilitación", ha informado Burgos.

Esta política de apoyo directo a la rehabilitación contribuye, en palabras de Antonino Burgos, "a la consolidación del valor urbanístico de los cascos antiguos, la revalorización y dinamización de los centros históricos de nuestros municipios, la eliminación de barreras arquitectónicas y la mejora de la eficiencia energética pero también estimula y fomenta la recuperación porque genera actividad económica y crea empleos en un sector, el de la construcción, muy azotado por la crisis".

Burgos, igualmente, ha significado que el ARI de Logroño simboliza "los esfuerzos conjuntos de tres administraciones distintas por recuperar el patrimonio urbano de todos los logroñeses" al tiempo que ha invitado a los residentes en el ARI "a aprovecharse de esta magnífica ocasión para rehabilitar sus viviendas".

Los ARI de Logroño y Calahorra (anteriormente se suscribió el de Santo Domingo de la Calzada) contemplan inversiones por encima de los 18 millones de euros durante los próximos cuatro años. En la capital riojana permitirá actuar sobre unas 250 viviendas, es decir, más de un tercio de las que son susceptibles de rehabilitación. El objetivo es promover la ejecución de obras de recuperación de elementos estructurales de los edificios, accesibilidad, adecuación de elementos comunes y habitabilidad de las viviendas con un presupuesto global estimado en 14 millones de euros.