1 de junio de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha suscrito en la mañana de hoy el contrato de la segunda fase de la pavimentación y renovación de infraestructuras en el Paseo de la Constitución de Arnedo (travesía LR-584) por un importe de 3.026.030 euros. La remodelación será llevada a cabo por la empresa riojana Eurocontratas. Esta fase, que tiene un plazo de ejecución de 9 meses, se desarrollará entre las intersecciones del Paseo de la Constitución con la Calle Tenerías y Zancisquerra.

Antonino Burgos ha recordado la importancia de esta obra para el desarrollo urbano de Arnedo: "Esta actuación no sólo va a mejorar la seguridad de peatones y conductores a lo largo de esta travesía sino que va a permitir la transformación completa de la imagen de la principal vía de comunicación de Arnedo que contará, dentro de nueve meses, con una de las calles más bonitas y elegantes de La Rioja".

Burgos ha subrayado que con la puesta en marcha de esta segunda fase "se pondrá fin a la renovación integral de un Paseo, adaptado a las exigencias urbanas, que va a mantener un estilo homogéneo, muy reconocible urbanísticamente y que va a permitir que Arnedo gane un amplio bulevar para el disfrute y la seguridad de todos los arnedanos".

Igualmente, el titular de Obras Públicas ha reseñado la importancia de la dotación presupuestaria de la renovación del Paseo de la Constitución (en su fase I y II) que implica una inversión cercana a los seis millones de euros "y que atestigua el compromiso del Gobierno de La Riojano con Arnedo".

La primera fase de la remodelación del Paseo de la Constitución (entre Avenida Logroño y la intersección con la Calle Tenerías), ya concluida, supuso una inversión de casi tres millones de euros (2.844.461 euros, en concreto), de los cuales el 40% fue financiado por el Gobierno de La Rioja.

El Paseo de la Constitución, al detalle

El proyecto de renovación, en su segunda fase, consistirá en la completa reposición de aceras y calzada a lo largo de la travesía así como de los servicios de luz, telefonía, saneamiento, abastecimiento y gas existentes en el tramo comprendido entre las calles Tenerías y Zancisquerra.

Las aceras y la calzada tendrán una anchura uniforme, con una dimensión suficiente para permitir el tráfico de vehículos y peatones. Los carriles habilitados al tráfico tendrán 3 metros de ancho, con rígola de 30 centímetros.

Las obras incluyen la incorporación de mobiliario y la instalación de árboles de porte urbano y arbustos a lo largo de todo el trazado de la travesía. La actuación se completará con la instalación nuevas señales verticales y horizontales así como la ampliación del número de aparcamientos disponibles. Además, se dispondrán pasos de peatones elevados a lo largo de toda la travesía para mejorar la seguridad de los viandantes.