25 de febrero de 2011

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha informado sobre las actuaciones llevadas a cabo en las Áreas de Rehabilitación Integral (ARI) de Logroño y Calahorra, así como de Santo Domingo de la Calzada, en el primer aniversario de la declaración de los ARI de la capital riojana y de la localidad calagurritana.

Los ARI, en los que participa la Administración central, el Gobierno de La Rioja y los Ayuntamientos de Logroño y Calahorra, se han erigido en una herramienta eficaz para renovar el patrimonio urbano y residencial de los Cascos Antiguos. Con esta actuación el Gobierno de La Rioja, además de evitar la degradación de los núcleos históricos, fomenta la actividad económica y reactiva el empleo de la mano de la rehabilitación, una de las líneas privilegiadas de la política de vivienda del Ejecutivo regional.

El titular de Vivienda ha presentado los datos de las actuaciones conjuntas de los tres ARI que han permitido "rehabilitar 158 viviendas, con una inversión de 1.127.000 euros –de los cuales se ha subvencionado un 45%, es decir, 504.896 euros- que ha permitido crear 63 puestos de trabajo directo". No en vano, y pese a la coyuntura económica actual, los ARI están cumpliendo los objetivos previstos toda vez que se han ejecutado el 28% de las actuaciones previstas "un porcentaje superior al esperado ya que estamos en el primero de los cuatro años de vigencia del Programa", ha aclarado.

La importancia de esta figura para revitalizar los cascos antiguos de nuestras ciudades se evidencia en el perfil de las actuaciones realizadas, tal y como ha informado Burgos: "La mayoría de las viviendas tienen más de 50 años, tratándose en su mayor parte de actuaciones dedicadas a mejorar la eficiencia energética". Y en el de los demandantes: "Las edades de la mayoría de solicitantes se comprenden entre los 35 y 65 años pero con un porcentaje esperanzador ya que el 30% de los solicitantes son jóvenes", ha indicado Burgos, satisfecho porque "los cascos antiguos toman vida".

Todos estos datos corroboran "el esfuerzo y compromiso del Gobierno de La Rioja por recuperar los cascos antiguos de nuestra ciudades", ha señalado Burgos, satisfecho porque los ARI constituyen "una apuesta para que los cascos antiguos vuelvan a ser el centro de la vida social de las ciudades" y se erijan en un instrumento eficaz para revitalizar "el empleo en un sector, el de la construcción, especialmente castigado por la crisis".

Área de Rehabilitación Integral de Logroño
El ARI logroñés coincide en su espacio con el Casco Antiguo, declarado Conjunto Histórico en 1972, y está comprendido por las calles Norte, San Gregorio, las avenidas de Navarra y de Viana, los muros de Cervantes, de la Mata y del Carmen así como por las calles Bretón de los Herreros y 11 de Junio.

El objetivo con el que nació el ARI es propiciar la rehabilitación en la primera fase del plan (2010-2013) de 250 viviendas, es decir, algo más de un tercio de las 705 viviendas susceptibles de ser rehabilitadas.

En cuanto al seguimiento del ARI, los datos revelan que se ha actuado sobre 48 de las 250 viviendas previstas (37 en edificios y 8 en viviendas individuales), es decir, un porcentaje de ejecución del 19%. La inversión realizada en estas 48 actuaciones asciende a 538.000 euros y porcentajes de subvención cercanos al 50% (se han subvencionado 258.240 euros). Mientras que el 66% de las actuaciones se han dedicado a mejorar la eficiencia energética, las 34% restantes se dividen, con un porcentaje equivalente, en mejorar la habitabilidad y la accesibilidad.

Un dato significativo es que el 27% de los demandantes son jóvenes sin que se contabilice ningún demandante con más de 65 años.

Área de Rehabilitación Integral de Calahorra
El ARI calagurritano, que comprende las viviendas incluidas en el perímetro formado por el Paseo de Mercadal, Calle Carretil, Paseo de las Bolas y Calle Mediavilla, pretende actuar en la rehabilitación de 180 viviendas en una primera fase (del pasado año a 2013, inclusive), de las 500 viviendas susceptibles de rehabilitación.

El objetivo es promover la ejecución de obras de recuperación de elementos estructurales de los edificios, accesibilidad, adecuación de elementos comunes y habitabilidad de las viviendas.
En este primer año de vigor del ARI, se han recibido 41 demandas de actuaciones (28 para edificios y 13 para viviendas individuales), es decir, un 23% del total previsto. La inversión ha superado los 253.069 euros, de los cuales las Administraciones públicas sufragan 133.656 euros, es decir, casi el 53%.

En el caso calagurritano nos encontramos con un perfil muy similar, de solicitante y tipo de actuación, al logroñés: un 63% de las mismas se dedica a mejorar la eficiencia energética y un 21% a la mejora de la accesibilidad; con un 31% de demandantes jóvenes y sólo un 8% de solicitantes que superan los 65 años de edad.

Área de Rehabilitación Integral de Santo Domingo de la Calzada
El ARI calceatense, declarado el 26 de abril de 2007, afecta a las Calles Mayor, Pinar, Isidoro Salas, Marqués de la Ensenada, Hilario Pérez, Las Monjas, Navarra, Alberto Etchegoyen, Alcalde Rodolfo Varona, Del Cristo, Santo Domingo de Silos, Los Corralones, los números impares de la Calle San Roque y Sor María de Leiva así como la Calle y Plaza de la Alameda, la Plaza de los Administradores de Fincas, de San Francisco (número 16 al 22), las plazas de España y del Santo, el paso de la Casa de las Carnicerías a la Calle Isidoro Salas así como las avenidas, en sus números impares, de Calahorra y de Burgos, y los números pares de la Avenida de Juan Carlos I (más conocida como Paseo del Espolón).

En su primera fase, se han llevado a cabo 69 actuaciones (57 que afectan a edificios y sólo 12 a viviendas individuales), que han supuesto una inversión de casi 336.000 euros, de los cuales, el Gobierno regional y el central han subvencionado 112.350 euros, es decir, un 33% del total invertido.

En cuanto a la naturaleza de las actuaciones desarrolladas, hay que señalar que un 56% de ellas se han solicitado para edificios con más de 50 años mientras que un 40% son para edificios con una antigüedad que oscila entre los 20 y los 50 años. En el caso del ARI calceatense, las peticiones para eficiencia energética y habitabilidad son similares (40%).

Por lo que respecta al perfil del demandante calceatense hay que subrayar que el 33% son jóvenes mientras que el 17% de solicitudes pertenece a mayores de 65 años.

Dado que todavía no se han cumplido los objetivos marcados –se pretendía actuar sobre 150 viviendas-, los interesados en beneficiarse del ARI calceatense todavía pueden solicitar las ayudas bien sea para la adecuación estructural y funcional de sus edificios, la mejora de las condiciones de urbanización o la renovación de sus viviendas.

Línea de ayudas
Por lo que respecta a las líneas de ayudas puestas en marcha por las diferentes Administraciones, éstas se agrupan en tres categorías: rehabilitación de viviendas, acondicionamiento de edificios y ayudas para viviendas al alquiler. En el caso de la primera línea, rehabilitación de viviendas, el Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Vivienda subvenciona el 15% del presupuesto protegido hasta un máximo de 3.000 euros o bien el 20% -hasta un máximo de 3.300 euros- en el caso de que los demandantes sean jóvenes, familias numerosas, familias con dependientes a su cargo, personas con discapacidad o mayores de 65 años. Por parte del Ministerio de Vivienda se subvenciona el 40% de la actuación hasta un máximo de 5.000 euros.

Para las comunidades de propietarios interesadas en acondicionar su edificio, el Gobierno de La Rioja subvenciona el 15% de la cuota de participación (con un máximo de 1.800 euros) o el 20% (con un tope de 2.050 euros) en el caso de aquellos propietarios que pertenezcan a alguna de las siguientes categorías: jóvenes, familias numerosas, familias con dependientes a su cargo, personas con discapacidad o mayores de 65 años. En este caso, las ayudas del Ministerio de Vivienda alcanzan el 40%, con un límite de 5.000 euros por vivienda.

En el caso de las viviendas destinadas al alquiler, el Ministerio de Vivienda aporta el 40% del presupuesto, con un límite máximo de 5.000 euros.