4 de agosto de 2008

El Boletín Oficial de La Rioja (BOR) publica hoy el Decreto mediante el cual se regula el uso de desfibriladores semiautomáticos externos por personal no médico en la Comunidad Autónoma de La Rioja. Esta norma se enmarca en el Plan ‘La Rioja cardioprotegida’ que la Consejería de Salud puso en marcha en mayo, con el objetivo de garantizar una asistencia inmediata a los riojanos que sufran episodios de parada cardiaca (o fibrilación cardiaca o muerte súbita cardiaca).

El Plan contempla la creación de espacios con protección cardiaca distribuidos por toda la Comunidad Autónoma de La Rioja. Los espacios cardiosaludables son lugares donde se encuentran puntos de emergencia cardiaca, también llamados columnas de rescate cardiaco, unas estructuras que contienen un desfibrilador externo semiautomático que puede ser usado por cualquier persona.

Tres desfibriladores instalados ya por el Gobierno riojano
El Gobierno de La Rioja ha invertido, de momento, 40.275,50 euros para ofrecer inicialmente a los riojanos este servicio preventivo de urgencias.

En concreto, Salud ha adquirido cinco desfibriladores de GE Healthcare (la división de salud de General Electric), de la más alta tecnología, de los cuáles tres se han instalado ya en Riojaforum, en el Palacio de los Deportes y en el Centro de tecnificación “Adarraga”. Y, de acuerdo con el Ayuntamiento de Logroño, los otros dos se ubicarán en instalaciones dependientes de este organismo, como el propio consistorio y las instalaciones deportivas de Pradoviejo en la capital riojana.

11 personas han recibido la formación necesaria
El Decreto riojano hace referencia, asimismo, a los requisitos de formación y el contenido de la misma para la utilización de los desfibriladores. En ese sentido, todas aquellas personas que realicen un curso de formación inicial y superen las correspondientes pruebas de evaluación, estarán autorizadas para usar los desfibriladores semiautomáticos de uso externo.

Los programas de formación inicial y continuada están organizados y coordinados por la Consejería de Salud. En este sentido, la Consejería ha desarrollado ya el curso de formación a las 11 personas autorizadas para utilizar los desfibriladores que van a ubicarse en las cinco instalaciones oficiales mencionadas.

Además, la Consejería podrá inspeccionar las instalaciones, con el objetivo de comprobar la adecuación de las mismas.

80 muertes súbitas al año
La muerte súbita por paro cardiaco no esperado es la primera causa de muerte en el mundo y, en La Rioja, se registran alrededor de 80 muertes súbitas al año. Buena parte de estas personas seguirían vivas si se hubiera producido una intervención inmediata con el equipo adecuado, dada la importancia de actuar en los primeros instantes, porque cada minuto que pasa incrementa un diez por ciento la posibilidad de muerte.

Por este motivo, el Plan ‘La Rioja cardioprotegida’ busca mejorar la supervivencia de las personas que sufren episodios de arritmia o fibrilación ventricular maligna. La instalación de los desfibriladores externos semiautomáticos impulsará la utilización de estos dispositivos por personal no médico, pero debidamente cualificado. La tecnología de estos aparatos permite que el propio aparato realice un diagnóstico al paciente y que sólo administre las descargas eléctricas cuando sea necesario, sin precisar que intervenga un médico (no hay peligro de descarga eléctrica innecesaria bajo ningún concepto).

Los desfibriladores se están convirtiendo en un instrumento más, dentro de un sistema sanitario riojano de atención básica al paciente, antes de que llegue la UVI móvil.

Las características sociales, geográficas y sanitarias de La Rioja hacen muy viable la utilización de los desfibriladores en lugares de gran concentración de público. El objetivo marcado por Salud es lograr en cuatro años una consolidada estructura geográfica que permita considerar a La Rioja una zona cardiosaludable, especialmente protegida en un alto porcentaje.

El Decreto busca promover su instalación
El Decreto que se publica hoy regula la instalación, utilización y mantenimiento de desfibriladores semiautomáticos externos, y recomienda su instalación en aquellas entidades, empresas, establecimientos o servicios públicos y privados, donde reciban, transiten o permanezcan grandes concentraciones de personas.

El objetivo fundamental del Decreto es, además de regular las condiciones de uso de los desfibriladores semiautomáticos por personal no facultativo, promover su instalación en La Rioja, fomentando la formación y la coordinación de todos los dispositivos de alerta sanitaria.

Los lugares donde estén instalados se identificarán con un distintivo en el que ponga “Área cardiosaludable”, con el fin de que se vea fácilmente su ubicación.

¿Dónde se puede instalar?
La norma publicada hoy indica que cualquier organismo o institución, empresa pública o privada o particular, podrá instalar en sus dependencias o domicilio uno o varios desfibriladores para su utilización por personal no médico.

Además, establece que antes de su instalación, los interesados deberán solicitar autorización en la Dirección General de Aseguramiento, Acreditación y Prestaciones de la Consejería de Salud, que resolverá en el plazo de un mes.

Por otro lado, antes de comenzar a utilizar los desfibriladores, quienes los tengan instalados en sus dependencias o domicilio, deberán inscribirse en los registros administrativos que el Gobierno de La Rioja ha habilitado a tal efecto. La Consejería de Salud ha creado un registro de organismos, empresas y domicilios con desfibriladores, un registro de personas acreditadas para el uso de desfibriladores, y el registro de las entidades acreditadas para impartir programas de formación.

En concreto, algunos de los lugares donde deberá ubicarse un desfibrilador externo, según el Decreto, son el edificio de Presidencia del Gobierno de La Rioja; el aeropuerto, estaciones de ferrocarril y autobuses de Logroño; centros comerciales con una superficie superior a 1.000 metros cuadrados; los estadios, centros deportivos, locales de espectáculos, salones de conferencias, eventos o exposiciones, centros educativos y empresas con capacidad, o en las que transiten, más de 500 personas por jornada.

Utilización y mantenimiento
El Decreto establece que toda actuación con desfibriladores deberá ir acompañada, de manera inmediata, de la comunicación al Servicio de Urgencias a través del teléfono 112, con el fin de garantizar el control médico de la actuación y la continuidad asistencial de la persona atendida.

Por otro lado, los titulares de los establecimientos que tengan instalados los desfibriladores serán los responsables de su mantenimiento y conservación.