13 de septiembre de 2010

El Gobierno de La Rioja supervisará que el Ayuntamiento de Logroño cumpla con los compromisos que ha asumido en el Plan Económico-Financiero 2010-2012 y recuerda al Consistorio logroñés que en el mes de marzo deberá justificar el cumplimiento del mismo.

El Ejecutivo de La Rioja recuerda al Equipo de Gobierno del Ayuntamiento logroñés que la autorización del Plan Económico-Financiero no es un cheque en blanco, es una seria advertencia para que reconduzca la gestión municipal que está llevando a cabo.

Por primera vez, el Ejecutivo riojano, ha tenido que aprobar un Plan Económico-Financiero al Ayuntamiento de Logroño al incumplir éste la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Esta Ley deriva de la trasposición de una Directiva Europea en la que se indica que los ayuntamientos que lleven a cabo una mala gestión deberán ser vigilados por las instituciones que tienen la competencia de la tutela financiera mediante el diseño de un Plan Económico-Financiero.

Para el Gobierno de La Rioja el incumplimiento de esta Ley ratifica que la gestión realizada por el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento durante los últimos tres años ha sido pésima. El propio informe de Intervención del Ayuntamiento de Logroño remitido al Gobierno regional señala: "las cifras de Remanente de Tesorería que se derivan de la liquidación de 2009 muestran una alarmante disminución. Después de la Incorporación de Remanente todavía es más significativa la escasez de recursos para afrontar el resto del ejercicio 2010 respecto a lo que era la situación en ejercicios anteriores".

El Ejecutivo riojano ha aprobado un plan basado en una declaración de intenciones y supervisará minuciosamente su cumplimiento. Además, recuerda al Ayuntamiento logroñés que en el mes de marzo deberá justificar el cumplimiento de los compromisos recogidos en el Plan Económico-Financiero 2010-2012 a través de un informe de la Intervención Local sobre la aprobación, ejecución y liquidación del presupuesto.