5 de febrero de 2011

La Vicepresidenta del Gobierno de La Rioja, Aránzazu Vallejo, ha asistido esta mañana, en la Basílica de San Pedro del Vaticano, a la consagración episcopal del sacerdote riojano Celso Morga Iruzubieta como Arzobispo de la Congregación para el Clero y a la posterior recepción de autoridades en el Colegio Español San José. En este último acto han participado más de 400 personas invitadas por el nuevo arzobispo riojano, entre ellas, el Cardenal Monseñor Eduardo Martínez Somalo.

Durante el transcurso de la recepción, Aránzazu Vallejo ha querido transmitir a Celso Morga el reconocimiento de todos los riojanos por su nombramiento y le ha entregado una imagen de la Virgen de Valvanera, Patrona de La Rioja, como regalo institucional del Gobierno regional.

Celso Morga, natural de Huércanos, fue ordenado sacerdote en el Seminario de Logroño en 1979 y ha ejercido como párroco en Anguiano, Viguera, en la iglesia logroñesa de San Miguel y en la localidad argentina de Córdoba. Experto en Derecho Canónico, y autor del libro ‘Pasión del Señor’, fue nombrado Subsecretario de la Congregación para el Clero en 2009 y el pasado 29 de diciembre de 2010 fue elegido Secretario de la Congregación para el Clero, razón por la que ha sido elevado a la dignidad de Arzobispo.

La ordenación del sacerdote riojano como Arzobispo de la Congregación para el Clero refuerza la importancia del clero riojano en la curia vaticana. La Sagrada Congregación para el Clero es la entidad encargada de supervisar los asuntos relacionados con los sacerdotes que no pertenecen a una orden religiosa.

El Papa Benedicto XVI ha impuesto al nuevo Arzobispo riojano el llamado palio, una banda de lana con tres cruces negras que simboliza su labor como pastor de la iglesia, y le ha entregado la mitra episcopal.