30 de noviembre de 2011

El consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, ha visitado la travesía de Rodezno una vez terminadas las obras de reforma en este tramo de la carretera LR-207 en las que el Gobierno de La Rioja ha invertido 383.789,50 euros.

El consejero ha comprobado, junto al director general de Obras Públicas y Transportes, Víctor Garrido, y la alcaldesa de la localidad, Noemí Manzanos, el resultado de esta actuación en la principal vía de comunicación de esta localidad de 321 habitantes, que soporta un intenso tráfico rodado con el paso de 1.271 vehículos diarios de media, de los cuales el 16,7% corresponde a vehículos pesados. Este intenso volumen de circulación se debe a que a través de Rodezno se conectan dos corredores fundamentales de las comunicaciones en Rioja Alta, la carretera N-232 y la autovía A-12.

Antonino Burgos ha resaltado "el compromiso del Gobierno de La Rioja con los pequeños municipios" en una obra que ha permitido mejorar esta infraestructura viaria, al tiempo que se han incrementado las condiciones de seguridad para los viandantes que transitan junto a esta vía.

La actuación ha contemplado el acondicionamiento integral de la travesía –la calle Fernando Salazar del Campo es la principal arteria del municipio- mediante la mejora del firme, la construcción de nuevas aceras y la instalación de elementos de seguridad vial para la protección de los peatones. Las obras han incluido también la renovación de la red de saneamiento.

La pavimentación de la calzada se ha llevado a cabo una vez saneados los blandones y restauradas las zonas fisuradas. Tras la renovación de las aceras en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 2,4 y 2,6, se ha procedido a su encintado y el pavimento ha sido sustituido por baldosas graníticas. Además, se ha creado una zona mixta de uso peatonal y aparcamiento que se ha pavimentado con adoquín de hormigón.

La remodelación ha conllevado la renovación y el soterramiento de las instalaciones eléctricas y de agua y telefonía, la instalación de nuevo alumbrado público, el emplazamiento de mobiliario urbano (bancos y papeleras) y la plantación de árboles.