9 de septiembre de 2014

Visita obras Alberite-Nalda

El consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, ha resaltado hoy el avance de las obras de ensanche y mejora de la carretera LR-255 entre Alberite, Albelda de Iregua y Nalda. Se trata de la nueva infraestructura más ambiciosa que ha emprendido el Gobierno de La Rioja esta legislatura, con un presupuesto de 5.090.577 euros para acondicionar un tramo de 8,7 km junto al curso del río Iregua. Del presupuesto total, 2 millones de euros corresponden a la anualidad de 2014.

Esta obra pretende mejorar las comunicaciones entre estas tres localidades del entorno metropolitano de Logroño, con una población de más de 7.000 habitantes, además de facilitar la circulación de los vehículos a través del corredor del Iregua.

Antonino Burgos ha visitado hoy junto al director general de Obras Públicas y Transportes, Víctor Garrido; la alcaldesa de Albelda de Iregua, Rosana Zorzano, y los alcaldes de Alberite, Juan Pablo Sicilia, y Nalda, Daniel Osés, la rotonda que se ha construido en la intersección de la LR-255 y LR-440 en Nalda.

La Consejería de Obras Públicas acometió con anterioridad el tramo inicial de esta carretera, entre la variante de Villamediana y Alberite, además de acondicionar las travesías de Alberite y Albelda. Con esta actuación se completará la mejora del recorrido junto al curso del río Iregua. La obra tiene un plazo de ejecución de 22 meses y se financiará en los ejercicios de 2013, 2014 y 2015.

La nueva carretera ampliará su anchura de 7 a 10 metros, con sendos carriles de 3,5 metros y arcenes de un metro y bermas de medio metro en cada sentido, incrementará la seguridad y delimitará el acceso a caminos, fincas e industrias.

El proyecto de mejora contempla dos intervenciones principales. La primera de ellas entre Alberite y la travesía de Albelda de Iregua, con una longitud de 5,2 kilómetros, que presenta una intensidad de tráfico por encima de los 2.000 vehículos diarios, y la segunda desde la travesía de Albelda hasta la intersección con la N-111, en Nalda, con 3,3 kilómetros y una intensidad de cerca de 900 vehículos.

La actuación, que aprovechará al máximo el trazado de la actual carretera, propone además la mejora de las intersecciones con el polígono industrial de La Yasa y la LR-440 en Nalda con una glorieta, además de la reposición de los servicios de gas, luz, telefonía y saneamiento afectados, así como la renovación de la señalización horizontal y vertical, y la instalación de nuevas barreras de seguridad.

Evolución de las obras

Las obras, que finalizarán en 2015, comenzaron el pasado mes de enero en el tramo Nalda-Albelda, con el desvío de servicios afectados (principalmente regadíos y fibra óptica) y, a continuación, se procedió al ensanche de la plataforma y la ejecución del firme (aglomerado de la capa de base) en un subtramo de unos 3,3 kilómetros en el que está incluida la rotonda de acceso a Nalda.Posteriormente, se inició la retirada de servicios afectados en el segundo subtramo, hasta Albelda, así como la ejecución y desvío de obras de fábrica y, a finales de julio, se procedió a la ejecución del firme. Actualmente, se está trabajando en la reposición de regadíos y obras de fábrica desde Albelda hacia Alberite.