7 de febrero de 2008

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha informado sobre la reunión mantenida ayer en el Ministerio de Fomento con el Secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, y el Alcalde de Logroño, Tomás Santos, con el objetivo de poner orden en el inicio de desorden que se está produciendo en el funcionamiento de la Sociedad Logroño Integración del Ferrocarril como consecuencia de actuaciones unilaterales del Ayuntamiento de Logroño.

Burgos ha subrayado unilaterales porque el Secretario de Estado confirmó que el Ministerio no ha tenido nada que ver con las reuniones mantenidas con los arquitectos redactores del PERI a espaldas del Consejo de Administración, asegurando que la única decisión vinculante es la del Consejo de Administración, como único órgano capacitado para adoptar decisiones ejecutivas.

En relación con la conservación de la actual estación de ferrocarril se acordó durante la reunión que se va a estudiar la viabilidad técnica y económica de su conservación en el mismo lugar u otro diferente, pero sin paralizar la tramitación del Plan Especial que está a punto de aprobarse; es decir, que se apruebe el Plan Especial tal y como está en estos momentos sin la estación y que el Consejo de Administración decida posteriormente.

Respecto al soterramiento en la zona de Los Lirios, en estos momentos no tiene ni cobertura jurídica ni técnica. Una vez cerrados estos datos, el Consejo de Administración acordará cómo llevarlo a cabo porque todos coincidimos en su necesidad y voluntad de hacerlo, pero tampoco va a paralizar las obras de la primera fase, es decir, que esta actuación se acometerá en un proyecto independiente y el Consejo de Administración decidirá si se puede acometer como otra fase del soterramiento o incluirlo en el proyecto de llegada de la alta velocidad a Logroño, afirmó Burgos.

Y añadió acometerlo como un modificado de la primera fase supondría posponer sine die el inicio de las obras reales del soterramiento y paralizar unas obras que tanto ansían los logroñeses y que tan necesarias son para Logroño.

Por último, el Consejero de Obras Públicas agradeció el sentido común y la responsabilidad del Secretario de Estado de con este proyecto ya que ha demostrado que sin renunciar a las peticiones de la estación y los Lirios ha coincidido con el Gobierno de La Rioja en que pueden ser atendidas sin paralizar un proyecto en marcha y que la decisión corresponde al Consejo de Administración y no al Ayuntamiento de Logroño. Burgos finalizó aludiendo a los planteamientos unilaterales como los que se ha venido haciendo no sólo no beneficia, si no que perjudican al proyecto del soterramiento.