9 de agosto de 2012

El nivel de alerta del sistema de vigilancia del Plan de Actuaciones Preventivas de los Efectos del Exceso de Temperaturas sobre la Salud se mantendrá en los próximos días en La Rioja en el nivel 0 o de ausencia de riesgo, ya que no está previsto que en el mismo día se registren máximas por encima de 36º C y mínimas por encima de los 22º C.

Sin embargo, desde hoy y hasta el domingo las temperaturas se van a elevar por encima de los registros de los últimos días e incluso el viernes las máximas podrían llegar a los 40º C. En este sentido, la Consejería de Salud y Servicios Sociales recuerda a los ciudadanos que extremen las precauciones para hacer frente al calor y evitar que éste afecte a su salud.

Por eso aconseja seguir estas recomendaciones:

  • Beber mucha agua sin esperar a tener sed. Evitar todo tipo de bebidas alcohólicas.
  • Refrescarse exteriormente con agua.
  • Evitar las comidas calientes o pesadas y optar por seguir la dieta tradicional de verano basada en platos fríos, ensaladas y frutas.
  • Usar ropa ligera, no apretada, de colores claros y preferentemente de algodón, evitando la ropa sintética. Utilizar sombrero o gorra para protegerse del sol.
  • Evitar la exposición al sol, sobre todo en las horas más calurosas, y usar protección para los rayos solares. La crema solar, siempre con factor de protección mayor de 15, debe aplicarse unos 30 minutos antes de salir al sol y hay que repetir la aplicación a menudo.
  • Se recomienda evitar realizar actividades que exijan esfuerzo físico importante cuando está haciendo mucho calor. Si no se puede evitar, hidratarse de forma previa al ejercicio y beber de 2 a 4 vasos de agua fresca cada hora. Si se siente cansancio o mareo, hay que interrumpir la actividad y tratar de descansar en un lugar fresco o con sombra.
  • Planificar las actividades a primera hora de la mañana o en el atardecer cuando las temperaturas no son tan altas.
  • No dejar a niños, ancianos o animales en coches con las ventanas cerradas.

Además, para proteger el hogar del calor, también se recomienda:

  • Mantener las ventanas cerradas y las persianas toldos y cortinas bajadas durante el día en aquellas zonas donde dé el sol para proteger la vivienda del calor.
  • Aprovechar la noche para ventilar la casa, una vez que las temperaturas han descendido.
  • Usar ventiladores o aparatos de refrigeración.
  • Permanecer en las habitaciones más frescas, ventiladas o acondicionadas.

Todas las personas deben tener en cuenta estas recomendaciones, pero se pide extremar las precauciones en lactantes y menores de 4 años; niños; mayores; enfermos con patologías crónicas como la diabetes, que sufren obesidad o que toman tratamientos médicos como diuréticos, neurolépticos, anticolinérgicos y tranquilizantes personas que por razones laborales, deportivas o de ocio tengan que sufrir una exposición excesiva a temperaturas extremas.

En este sentido, a los cuidadores con personas mayores a su cargo se les recomienda vigilar estrechamente su situación, animarles a beber líquidos de forma frecuente aunque no manifiesten sed y supervisar si aparece algún posible síntoma de deshidratación.

¿Qué síntomas pueden aparecer por exceso de calor?

El exceso de calor puede ser debido a una exposición muy intensa y corta o a una exposición mantenida aunque de menos intensidad.

Los primeros indicios del exceso de calor son los calambres, irritación de la piel o quemaduras, agotamiento y temperatura elevada. Ante la aparición de estos síntomas, se recomienda buscar refugio en la sombra o en un lugar con aire acondicionado; tome una bebida no alcohólica fresca; descansar, tomar un baño o darse una ducha con agua fresca.

Pueden aparecer síntomas de gravedad como temperatura corporal por encima de los 40º; dolor de cabeza; vómitos; o pérdida de consciencia. Ante estos síntomas, hay que conseguir asistencia médica lo antes posible (acudir a un servicio de urgencias de atención primaria, o en caso de necesidad, en el teléfono de emergencia 112). Mientras tanto, hay que aliviar a la persona afectada de ropa, tumbarla con las piernas flexionadas, humedecerle la superficie corporal con paños de agua helada y, si la persona está consciente, darle bebidas frías.