1 de octubre de 2009

La alegación del Ayuntamiento de Logroño al proyecto de zona de interés regional para la construcción de una ecociudad en el Monte El Corvo es nula a efectos jurídicos porque fue presentada tres días después de la conclusión del plazo estipulado.

El pasado 12 de septiembre finalizó el plazo general de exposición pública y presentación de alegaciones a la zona de interés regional ‘Montecorvo’, que había sido aprobada inicialmente por el pleno de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja el 4 de julio de este año. El Gobierno de La Rioja comunicó esta aprobación directamente al Ayuntamiento de Logroño, otorgándole un plazo de audiencia de 45 días para la presentación de alegaciones, tanto en el plano urbanístico como medioambiental, que finalizó el pasado 14 de septiembre.

Recientemente, el Concejal responsable del Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Logroño hacía público el contenido de la alegación suscrita por la Corporación, reincidiendo en los argumentos ya conocidos e improcedentes en esta fase. Sin embargo en su comparecencia ante los medios de comunicación no mencionaba un hecho importante como es que la alegación del Consistorio es nula a efectos jurídicos porque fue presentada el 17 de septiembre, tres días después de la conclusión del plazo concedido al Ayuntamiento.

Cualquier ciudadano conoce los efectos que el incumplimiento de los plazos tiene en los procedimientos administrativos y es obligación de cualquier Administración controlar y vigilar su estricto cumplimiento ante los posibles efectos administrativos. El Ayuntamiento de Logroño ha incumplido en numerosas ocasiones los plazos de presentación y lo ha hecho en cuestiones que los responsables municipales dicen considerar importantes. Un ejemplo de esta afirmación es la presentación ante los medios de comunicación de la documentación sobre la delimitación de los sectores que no suscribía ninguna persona.

El Gobierno de La Rioja se pregunta que si ésta es la defensa que hace el Ayuntamiento de Logroño de los temas prioritarios, ¿qué gestión estará haciendo de las cuestiones cotidianas que no trascienden a la opinión pública?