20 de noviembre de 2008

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha recibido con escepticismo el acuerdo para la revisión de la Política Agraria Comunitaria, formalizado hoy en Consejo de Ministros de la Unión Europea. Una reforma en cuya tramitación el Gobierno de La Rioja se ha mostrado contrario a la modulación (recorte de ayudas) y que una vez adoptada considera claramente insuficiente.

El Ejecutivo regional considera que el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, a pesar de la satisfacción mostrada por su responsable, Elena Espinosa, no ha respondido a su papel y no ha hecho suficiente defensa de los intereses del conjunto del sector agrario español que, ahora, verá cómo queda en manos de este Ministerio la articulación de las diferentes medidas emanadas de la subsidiariedad con la que Europa delega en los Estados miembros.

De tal forma, Agricultura reclamará que la modulación aplicada a los agricultores riojanos revierta posteriormente en los mismos y no sea desviada a otras necesidades que sólo estipulará el Gobierno de España, lo que confirmaría el desmantelamiento del sistema de ayudas a nuestro sector agrario en favor de determinados subsectores de otras Comunidades Autónomas o inversiones para el Desarrollo Rural de todo tipo (patrimonial, medioambiental, etc.).

¿Cómo afecta a La Rioja?

El acuerdo adoptado afecta a 7.500 agricultores y ganaderos de La Rioja que reciben en concepto de ayudas directas comunitarias cerca de 28 millones de euros al año. En cuanto al incremento de un 5 por ciento sobre el nivel del 5 por ciento (10 por ciento en total) de la aplicación de la modulación o recorte de las ayudas para niveles de ayuda superiores a 5.000 euros, afectará al 20 por ciento de los agricultores y ganaderos riojanos que reciben el 80 por ciento de los fondos (profesionales del campo riojano), mientras que el 80 por ciento restante de agricultores recibe tan solo el 20 por ciento de los fondos.

Este recorte supondrá en 2013 que los agricultores y ganaderos riojanos tendrán un recorte de 1,43 millones de euros en los fondos que reciben, lo que supone casi un 5% de los fondos recibidos hasta la fecha.

En cuanto al desacoplamiento de las ayudas, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural cree que la decisión tomada acaba con dos años se complejidad burocrática para el agricultor y ganadero y penalizaciones en determinados sectores, ya que en 2006, por capricho del entonces Ministerio de Agricultura, se decidió el mantenimiento de pequeños niveles de acoplamiento en la mayoría de sectores, lo que ha provocado una gran complejidad administrativa y de gasto en la gestión de estas ayudas además de lo antes indicado.