29 de marzo de 2007

La Consejería de Administraciones Públicas y Política Local, a través de la Dirección General de Justicia e Interior, ha instado al Ayuntamiento de Alfaro a que solucione las graves irregularidades generadas por el Tribunal calificador del proceso selectivo para la provisión de dos plazas de Policía Local en el Ayuntamiento de Alfaro, al admitir a un aspirante que no reunía los requisitos exigidos por las bases de la convocatoria de la oposición publicada en el BOR de 26 de agosto de 2006. El tribunal calificador estaba presidido por el Alcalde de Alfaro, Tomás Martínez, que delegó en la concejal socialista, Manuela Galdámez.

La Defensora del Pueblo Riojano, a instancias de una denuncia presentada por los opositores, ha remitido al Ayuntamiento de Alfaro una recomendación para que adopte las medidas oportunas que impidan seguir adelante con el proceso selectivo, al haber admitido como candidato a un aspirante que no reunía los requisitos de titulación exigidos legal y reglamentariamente en las bases de la convocatoria. Esta recomendación ha sido comunicada a la Consejería de Administraciones Públicas y Política Local.

La representante de la Consejería de Administraciones Públicas y Política Local en el Tribunal calificador de dicho proceso se manifestó en los mismos términos que señala la Defensora del Pueblo Riojano al considerar que uno de los aspirantes no reunía los requisitos legales establecidos para ser admitido, criterio que es requerido en las oposiciones convocadas por la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de La Rioja; pero el Tribunal, presidido por la Concejal Manuela Galdámez, no lo tuvo en cuenta en ningún momento.

Por lo tanto, la Consejería de Administraciones Públicas y Política Local espera que el Ayuntamiento de Alfaro resuelva de manera inmediata y con el fin evitar perjuicios irreparables a los opositores, el recurso de alzada referente a la recomendación realizada por la Defensora del Pueblo Riojano.