7 de noviembre de 2007

La Consejería de Industria, Innovación y Empleo, a través de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER), abrirá en el mes de diciembre una línea de ayudas para la implantación de las tecnologías de la información y la comunicación en el sector comercio de La Rioja. Esta iniciativa se enmarca en el Plan para la competitividad del Comercio Riojano, presentado el pasado mes de octubre, que tiene como objetivos mejorar la competitividad del sector, incentivar la calidad y gestión y promover el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

La ADER promoverá esta iniciativa en la segunda convocatoria de ayudas de este año. Las pymes del sector comercio que se acojan a la misma tendrán la posibilidad de implantar gradualmente las tecnologías de la información y comunicación para innovar en la gestión de su negocio y aprovechar su uso para incrementar su competitividad.

La iniciativa consta de tres fases: diagnóstico de madurez digital del comercio; homologación de la "calidad de servicio" de los proveedores; y soporte durante todas las fases de implantación del servicio.

Los comerciantes serán objeto de un diagnóstico de necesidades en el ámbito de estas tecnologías y, posteriormente, se procederá a la implantación gradual de cinco niveles de madurez en el uso de las nuevas tecnologías. Esos niveles son la incorporación de herramientas para la gestión de proveedores y clientes; aumentar la visibilidad del negocio; mejorar la calidad de respuesta a través de la relación directa con el cliente que pemite una página web; promover el comercio electrónico; e integración de todas las operaciones del comercio minorista en un sistema flexible de procesos.

La iniciativa también actuará sobre la oferta de servicios de nuevas tecnologías estableciendo criterios de homologación de servicios integrales adecuados a las pequeñas y medianas empresas. El sello de calidad de servicio será un factor que potencie la relación entre la oferta y demanda de estos servicios.

El sector comercio será el primer destinatario de esta iniciativa que, posteriormente, será extrapolada al resto de pequeñas empresas riojanas.