13 de abril de 2011

El 94% de los alumnos de 3º y 4º de la ESO (257 de 272) que han cursado los denominados ‘Programas de Diversificación Curricular’, para los estudiantes con dificultades de aprendizaje, lo han finalizado. Este dato se recoge en el informe sobre la evaluación de estos programas, realizado por la Inspección Técnica Educativa, y que ha sido presentado hoy por el Consejero de Educación, Luis Alegre, y el Inspector Jefe, Antonio Silván.

En este informe de resultados se establece, también, que de los 272 que participaron, 215 (el 79%) obtuvieron el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria.

De esos 215 alumnos que lograron titularse, 152 estudian Ciclos Formativos de Grado Medio (71%) y 44 en Bachillerato (62%). De estos últimos, 20 están matriculados en Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales (9%), 17 en el Bachillerato de Artes (8%) y 7 en el Bachillerato de Ciencias y Tecnología (3%). De 19 alumnos no se dispone de datos.

Los datos presentados, tal y como ha explicado Luis Alegre, consolidan a estos Programas de Diversificación Curricular como una medida eficaz para ayudar a los alumnos a superar las dificultades de aprendizaje y a alcanzar los objetivos de la ESO. Además, representa uno de los campos de éxito de la labor de los profesionales de la orientación en los centros, así como de los profesores de Secundaria.

A pesar de los buenos resultados obtenidos, el Consejero ha explicado que se han detectado algunos aspectos susceptibles de mejorar como es el caso del uso de las Nuevas Tecnologías, la necesidad de avanzar en un plan de tutoría específico, la implicación de los padres, así como una mejor definición de los requisitos del alumno para que los centros y la Inspección puedan aplicar criterios de selección más rigurosos.

Programa de diversificación curricular
El programa de diversificación curricular es una medida extraordinaria de atención educativa para aquellos alumnos con dificultades generalizadas de aprendizaje, que tienen posibilidades de alcanzar los objetivos de su etapa y no han respondido a otras medidas de atención previas.

En este programa se organizan los contenidos, actividades prácticas y de materias del currículo de forma diferente a las establecidas con carácter general, así como una metodología específica.

Tiene una duración de dos cursos, 3º y 4º de la ESO, y los alumnos forman un grupo específico formado por entre 10 y 15 alumnos, aunque excepcionalmente puede ser de menos de 10 (aunque con un mínimo de seis).

La decisión de incorporación de un alumno a este programa la toma el centro, pero se requiere que sea aceptado por el alumno y sus padres y cuente con la valoración académica y psicopedagógica, así como el informe favorable de la Inspección Técnica Educativa.

La Inspección Técnica Educativa, por su parte, se encarga de la evaluación externa, con la realización de un plan de actuación anual en el que se recoge el seguimiento y las conclusiones.