15 de enero de 2010

El Consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, y el Director de la Estrategia y responsable de Fedra (Grupo de Investigación de la Universidad de La Rioja) Juan Carlos Ayala, han presentado esta mañana las principales conclusiones del primer borrador -Diagnóstico Socioeconómico y Territorial enmarcado dentro de los trabajos de la Primera Fase- del Plan Estratégico "La Rioja 2020".

Este primer borrador se ha elaborado a partir de las aportaciones de más de 150 expertos pertenecientes a todos los sectores de la economía e instituciones riojanas, a través del debate inducido en 12 mesas sectoriales y, además, se han tenido en cuenta los planes estratégicos y proyectos existentes en las distintas áreas sociales y económicas de La Rioja.

Durante las próximas semanas, del 19 al 27 de enero, y dentro de los trabajos de esta primera fase, se mantendrán reuniones con 10 colectivos: empresariales (FER, Cámara de Comercio, AJER y Club de Marketing), sindicales (UGT, CCOO, USO, STAR y CSI-CSIF) y con los departamentos del Gobierno de La Rioja que se verán afectados por las líneas de trabajo que surja del Plan Estratégico. A todos ellos se les han enviado las conclusiones de este primer documento que será nuevamente discutido y condensado en las últimas aportaciones para el documento final.

Este documento final será validado en la Asamblea que se celebrará el próximo día 2 de febrero por casi 100 expertos de los 150 que han participado a lo largo de esta primera fase y con el que se pasará a la segunda fase del Plan Estratégico denominada: Visión. El Primer Borrador del Diagnóstico abarca numerosas dimensiones sociales, económicas y territoriales y ha dado lugar a un amplio análisis de debilidades y fortalezas, amenazas y oportunidades del que se desprenden las principales tareas que la región tiene por delante al horizonte 2010.

Se ha dividido en dos grandes apartados: por una parte, se han analizado todas las dimensiones relevantes de la socio-economía y el territorio riojanos (a través de las indicaciones aportadas por dos docenas de expertos y personalidades riojanos que se han prestado a entrevistas en profundidad) y por otra, se ha estudiado la estructura y dinámica sectorial de la economía riojana, sometiendo el análisis al contraste de docenas de expertos sectoriales convocados a través de doce mesas de expertos moderadas por el equipo de trabajo de "La Rioja 2020".

Fruto de los análisis contenidos en este primer borrador ha sido la formulación de una serie de balances de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades (DAFO) para todos los sectores analizados y para el conjunto de la socioeconomía riojana.

Principales conclusiones del diagnóstico

La población riojana ha mostrado un fuerte dinamismo en los últimos años, más que el conjunto nacional, pero también se ha polarizado en los principales núcleos urbanos, no únicamente en la capital. La inmigración ha sido el factor determinante de este dinamismo. En su dimensión de capital humano, la población riojana incorpora dotaciones de formación relevantes comparativamente y sus escolares se desempeñan muy bien frente al resto de España (Informes PISA), aunque a distancia de los casos de excelencia europea como Francia o Finlandia.

El encaje entre el sistema educativo y el productivo de la región se observa en la diferencia entre los ocupados de alta cualificación y los ocupados con estudios superiores. Según los datos del INE, correspondientes a 2007, en La Rioja un 32,8% de los ocupados tienen estudios superiores y un 33,3% de los ocupados están en puestos de alta cualificación, mostrando entre ambos una diferencia de -4,6%, mayor a la media nacional (-1,2%).

El carácter emprendedor de la sociedad riojana es similar al del conjunto español y se está resintiendo como consecuencia de la crisis. Se ha ralentizado el ritmo de creación de empresas hasta decrecer en 2009 un -1,3%, lo que supone 309 empresas menos que en 2008, este descenso ha sido menor que la media nacional, que ha sido de un -1,9%. Un rasgo que caracteriza al dinamismo empresarial de La Rioja es la densidad empresarial. La región presenta 73,3 empresas por cada 1.000 habitantes, superior a la media nacional con 71,9. La Rioja ocupa el quinto puesto entre las comunidades con mayor densidad empresarial.

Con un tejido empresarial caracterizado por empresas sin empleados o microempresas (apenas dos docenas de empresas con más de 200 empleados), los elementos que caracterizan la innovación y las actividades de I+D en La Rioja muestran todavía un cierto retraso compensado por el mayor dinamismo de los últimos años.

El porcentaje del PIB destinado a I+D es del 1%, por debajo de la media española (1,4%). Los recursos humanos destinados a I+D han aumentado de forma significativa en los últimos años (de 549 empleados en 2000 a 1.322 en 2009). Las empresas tienen un protagonismo en el gasto dedicado a la I+D, un 58%, superior a la media nacional (55%).

El territorio se articula a través de las redes de transportes y comunicaciones y los espacios para las actividades productivas y la región muestra la carencia de eslabones críticos en la red de carreteras y serias deficiencias en materia de transporte ferroviario. El transporte aéreo es limitado y su oferta de destinos no está desarrollada.

El territorio riojano está también jalonado de numerosos distritos industriales relativamente descentralizados, aunque de tamaño reducido acorde con la estructura general de la región y cuenta con buenas dotaciones de polígonos y centros tecnológicos.

Más de una tercera parte del territorio regional está protegido por alguna figura de ámbito regional. Las empresas riojanas exhiben un compromiso con la protección del medio ambiente acreditado por diversos tipos de acreditaciones que las sitúan a la cabeza de España.

Los indicadores macroeconómicos de la región han estado alineados con la expansión de la economía española hasta el inicio de la presente crisis, en todos los sectores productivos con escasas excepciones y, en estos momentos, la economía riojana muestra una recesión menos acusada. Pero el fuerte dinamismo poblacional que ha tenido la región ha hecho que en materia de renta por habitante, La Rioja haya perdido paulatinamente parte de la ventaja que mantiene respecto a España. En el periodo 1998-2008 La Rioja ha tenido un incremento poblacional del 20,4%, La Rioja ha crecido por encima de territorios muy dinámicos como Navarra (16,9%) o Zaragoza (13,5%).

Todos los sectores económicos han contribuido positivamente al crecimiento de La Rioja en los últimos años, especialmente los servicios. El crecimiento del VAB en la construcción también ha sido muy intenso, aunque su menor peso en la estructura productiva riojana (un 11,2% del PIB en 2008) hace que su aportación al crecimiento total haya sido menos relevante que otras comunidades. La industria es el 2º sector con más peso en la estructura productiva (24,1% en 2008) y también ha sido un pilar del crecimiento riojano en los últimos años. Finalmente, el sector primario es el que ha experimentado más oscilaciones y mantiene desde el año 2005 tasas de crecimiento negativas.

En términos de convergencia, la renta per cápita de La Rioja supera la media española y europea, situándose en 2006 (último dato disponible) un 11,7% por encima de la UE-27. En este sentido, el proceso de convergencia ha sido muy favorable para La Rioja, que en 2006 se situaba en 77 puesto, un total de 271 regiones (en 2005 ocupaba el puesto 85).

La productividad media del trabajo es similar a la española (51.000 euros por ocupado) y claramente menor que la de las regiones más avanzados de Europa, aunque ha mostrado algo más de dinamismo que en España.

Se constata una creciente actividad exterior de la economía, matizada en estos momentos por la crisis económica, aunque la apertura internacional de la economía riojana es todavía insuficiente. El número de empresas exportadoras es inferior al nacional y la existencia de empresas multinacionales de titularidad riojana es muy reducida. Por otra parte, la tasa de cobertura riojana ha seguido una tendencia positiva, frente a la media nacional que ha sido negativa .

En el ámbito laboral se constata un fuerte aumento de la participación activa en el mercado de trabajo impulsada por la inmigración y la incorporación de las mujeres. Junto a ello, la economía riojana ha sido capaz de rozar el pleno empleo en el momento álgido de la expansión económica, aunque en estos momentos buena parte de los logros laborales están en reversión como consecuencia de la crisis. No obstante, la región mantiene una tasa de desempleo sensiblemente menor que la existente en el conjunto de España.

La evolución de la población ocupada en el periodo 1996-2009 ha mostrado una tendencia más favorable en La Rioja que en el conjunto de España. En dicho periodo se han creado 49 mil empleos, situando el número de ocupados en 140 mil personas (promedio enero-septiembre de 2009), con un crecimiento acumulado del 53,1% (un 3,3% en media anual), mientras que en España el crecimiento del empleo fue del 47% (un 3,0% en media anual).

La evolución de la población desempleada en el periodo 1996-2009 ha mostrado una tendencia menos favorable. El paro ha aumentado en todos los sectores de actividad, excepto en la industria. Por colectivos, los jóvenes soportan las tasas de paro más elevadas, mientras que la tasa de paro femenina se ha equiparado a la masculina, un hecho significativo ya que en el año 1996 existía un diferencial positivo de más de 10 puntos porcentuales.

La inmigración ha tenido una influencia significativa en el mercado laboral riojano. Según datos de afiliados a la Seguridad Social de octubre de 2009, los extranjeros representaban el 13,8% del total, frente al 2% que representaban en 2000, por encima de la media española (10,6%).

El panorama sectorial ha estado dominado en los últimos años por algunos grandes y dinámicos sectores como los servicios colectivos (incluida administración, sanidad y educación), los servicios a empresas y la construcción. Otros sectores como el agroalimentario, de tamaño relevante, han sido bastante menos dinámicos, mientras que sectores de tamaño medio han mantenido un dinamismo aceptable, como es el caso de metalmecánica, comercio, turismo y logística (muy activo en materia de empleo, este último). Diversos sectores convencionales como madera y calzado tienen menor tamaño si se los compara con los anteriores, aunque determinan una fuerte especialización de la región en el contexto español, y muestran en los últimos años un dinamismo reducido o negativo, aunque el sector energético sí ha sido muy dinámico.

El índice de especialización riojano -dato que mide el grado de especialización de un determinado sector o actividad teniendo en cuenta el valor añadido que genera y el empleo- fue superior a la media nacional en los sectores agroalimentario, calzado, madera y mueble, Metalmecánica, Química y Construcción; e inferior en el caso de los sectores Energía, Logística y transporte, Comercio, Turismo, Servicios a empresas y Educación.

El 73,6% de las empresas corresponden al sector servicios, en España esta participación asciende a un 79,6%. Las empresas relacionadas con la construcción tienen un peso sobre el total del 14,4%, superior al observado en España, 13,2%. La Rioja se ha especializado en las ramas industriales de agroalimentario y calzado.

Estrategia "La Rioja 2020"

El Plan Estratégico 'La Rioja 2020' pretende establecer la meta y el rumbo que debe seguir La Rioja para colocarse entre las regiones más avanzadas de la Unión Europea, en un horizonte temporal de diez años.

Para su elaboración, el Plan contará con la participación de más de 200 personas procedentes de los ámbitos: económico, social, empresarial y académico que intervendrán en sus distintas fases de elaboración. Además está previsto que la participación en el Plan se abra a toda la sociedad riojana a través de una página web que se creará para este proyecto.

Entre los objetivos de este Plan Estratégico destacan:

- La integración plena de la economía riojana en el contexto global.

- Impulsar las actividades emergentes de alto valor añadido, haciendo énfasis tanto en la industria como en los servicios avanzados.

- Poner en valor los recursos, el capital humano existente y el talento productivo y creativo.

- Estimular la actividad empresarial en la región.

Fases de la Estrategia 2020

FASE 1. Diagnóstico.- En la primera fase se están identificando los factores críticos y los factores de éxito, así como los problemas que el plan estratégico debe abordar, a través del DAFO de La Rioja en la situación actual.

FASE 2. Visión.- En la segunda se identificarán tanto la visión que la sociedad y los agentes desean para La Rioja en 2020 como el escenario hacia el que se proyectan en 2020 las acciones sectoriales y temáticas en curso impulsadas desde las instituciones riojanas.

FASE 3. Plan de Acción.- Por último, se diseñarán las líneas estratégicas que permitan alcanzar la visión deseada para La Rioja en 2020 (las líneas se apoyarán en los factores de éxito identificados en el DAFO y resolverán los factores críticos).