13 de febrero de 2017

TorremontalboEl consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, ha visitado hoy junto al alcalde de Torremontalbo, Jorge Manso de Zúñiga, el nuevo tramo de aceras que se ha construido junto a la carretera N-232 para incrementar la seguridad vial y facilitar los desplazamientos de los peatones por el casco urbano de esta pequeña localidad.

La inversión en esta tercera fase ha ascendido a 53.665 euros y ha contado con una financiación al 90% en el marco del Plan de Obras y Servicios. Este programa que promueve el Gobierno de La Rioja tiene por objeto apoyar las inversiones de los ayuntamientos en la mejora de los servicios públicos con el fin de contribuir a aumentar la calidad de vida y el bienestar de los vecinos.

"La seguridad vial es una cuestión crucial en Torremontalbo, que soporta una notable intensidad del tráfico, en especial de vehículos pesados, como consecuencia de que la N-232 discurre por el centro del municipio", ha subrayado Carlos Cuevas.

Desde 2012 se han llevado a cabo diferentes fases de aceras, que han supuesto una inversión de 171.861 euros para acondicionar un itinerario peatonal amplio y separado adecuadamente de la carretera. La ayuda por parte del Ejecutivo riojano se ha cifrado en un 90% del total en este periodo.

En esta última fase, se ha prolongado la acera en la margen sur. La actuación se ha completado con la pavimentación de la calle Norte con hormigón con árido de canto de río. Además, se ha instalado una rígola para canalizar la recogida de aguas pluviales. La superficie afectada, en conjunto, asciende a 456 metros cuadrados.

Por otra parte, Torremontalbo ha empleado parte de la ayuda a pequeños municipios (menos de 100 habitantes) para ajardinar uno de los espacios contiguos a la acera. El presupuesto, en este caso, ha sido de 3.600 euros.