29 de julio de 2016

El Consejo de Gobierno ha autorizado el gasto relativo al contrato del servicio de centro de día para 20 personas mayores dependientes en la localidad de Badarán. El importe de dicho contrato, cuya duración será de cuatro años prorrogables por dos años más, asciende a 1.331.982,51 euros. El presupuesto base de licitación se ha determinado en base a un precio unitario de plaza ocupada por día de 55,54 euros, IVA excluido.

La portavoz del Ejecutivo regional, Begoña Martínez Arregui, ha declarado que esta iniciativa social interviene en dos objetivos del programa de Gobierno: "por un lado, "mejoramos la calidad de vida y la inclusión de las personas de edad en La Rioja", por otro y, dentro de la política social, "favorecemos el respiro y la conciliación de las familias" y, además, "mejoramos la cohesión territorial de La Rioja".

Concretamente, el centro prestará servicio a los municipios de Alesanco, Arenzana de Abajo, Badarán, Baños de Río Tobía, Berceo, Bobadilla, Camprovín, Canillas de Río Tuerto, Cañas, Cárdenas, Cordovín, Estollo, Ledesma de la Cogolla, Matute, Pedroso, San Millán de la Cogolla, Tobía, Torrecilla sobre Alesanco, Villar de Torre, Villarejo y Villaverde de Rioja, con los que se ha mantenido una reunión de trabajo para explicarles el proceso de apertura y funcionamiento del mismo.

El Gobierno de La Rioja ha invertido cerca de un millón de euros en la construcción y equipamiento del centro de día de Badarán. Las instalaciones se ubican en una parcela de 1.561 metros cuadrados e incluyen un gran patio exterior, porche, cocina, comedor, sala de estar con espacio para realizar talleres y actividades, gimnasio de fisioterapia, control de enfermería, despacho médico, despacho de administración, aseos y baños geriátricos, vestuarios de personal y oficio de lavandería.

Responsabilidad social

Martínez Arregui ha destacado que ara la adjudicación del contrato, además de los criterios habituales de valoración, como precio y proyecto de servicio, se han introducido diversas cláusulas de responsabilidad social. Así, por ejemplo, se puntuará el compromiso de inserción de víctimas de violencia de género por parte de las empresas. También se contempla, como criterio de preferencia en caso de empate, el que una empresa cuente con el mayor porcentaje de trabajadores fijos con discapacidad en su plantilla.

Por último, entre las obligaciones que asumirá el adjudicatario figuran el compromiso de utilizar un lenguaje no sexista en materiales, imagen y documentos, la realización de actividades de sensibilización y formación en materia de igualdad y la presentación anual de un informe de actuaciones en pro de la responsabilidad social (prevención de riesgos, impacto de género, promoción del trabajo para parados mayores de 45 años y estabilidad en el empleo).