21 de abril de 2017

El Consejo de Gobierno ha acordado prorrogar durante un año más el acuerdo con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para fijar las condiciones de la adquisición de vacunas de la gripe estacional para la campaña 2017-2018.

El objetivo de este acuerdo es aunar esfuerzos e impulsa aquellas iniciativas dirigidas, tanto a mejorar las condiciones de vida y de salud de los ciudadanos, como a aquellas actuaciones que son necesarias para cumplir los objetivos de estabilidad presupuestaria.

En el caso de nuestra comunidad autónoma, se prevé la compra de 65.000 dosis de vacuna antigripal que se suministrarán a lo largo de la próxima campaña, 2017-2018. El acuerdo marco, que se suscribirá por quinto año consecutivo, pone de manifiesto la consolidación de una iniciativa con la que se buscaba mayor cohesión, equidad, calidad y contención en el gasto público, dado que la unión las diferentes comunidades y ciudades autónomas hacen posible que el precio sea más competitivo.

Las comunidades que se adhieren a este mecanismo de compra son las siguientes: Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja, además de Ceuta y Melilla.

La portavoz del Gobierno regional, Begoña Martínez Arregui, ha recordado que "La Rioja se sitúa como una de las primeras comunidades en cobertura de vacunación en el grupo de mayor riesgo, los mayores de 65 años, con una tasa del 66,5%, frente al 56,2% de la media nacional".

Además, La Rioja amplió la vacunación universal a las personas de entre 60 y 64 años para incrementar la protección frente a esta enfermedad, logrando una cobertura del 26,48% en este grupo. La Consejería de Salud estima que mediante la vacunación de los grupos de riesgo se puede evitar entre un 50 y un 60% de hospitalizaciones y el 80% de los fallecimientos derivados de las complicaciones de la gripe.

En este sentido, cabe destacar que la prevención de la gripe y de sus complicaciones se basa fundamentalmente en la vacunación como la medida más eficaz para reducir el impacto de la enfermedad.