21 de junio de 2017

Salud mantendrá el tiempo que sea preciso el Plan de Contingencias que se activó el pasado domingo ante la presión asistencial registrada en los servicios de urgencias por las altas temperaturas.

El pasado domingo se activó este Plan debido a que las asistencias diarias en el Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro desde ese día han ascendido a 320 atenciones, cuando la media registrada en el mes de junio en años anteriores fue de 260 atenciones. Este plan contempla tres niveles de actuación, que se activan, dependiendo de la presión asistencial y siempre de forma escalona. La decisión de pasar de un nivel a otro corresponde a los directivos del Hospital con el consenso del jefe de Urgencias y el jefe de Guardia, como así ocurrió el fin de semana.

De esta forma, y para dar respuesta al crecimiento de la demanda por exceso de temperaturas, Salud ya puso en marcha este fin de semana dispositivos para reforzar la asistencia sanitaria. En concreto, se abrieron los 17 boxes adicionales dependientes del Servicio de Urgencia y el control C de la cuarta planta. La activación de ambos recursos ha supuesto la contratación de 21 profesionales sanitarios.

El exceso de temperaturas que se registra estos días está afectando, especialmente, a personas mayores y niños (representan el 25% y el 22% de las atenciones totales, respectivamente), sin olvidar los pacientes crónicos, que ven descompensadas sus patologías por el exceso de calor con episodios de síncopes, deshidratación, cuadros diarreicos y reagudización de patología respiratoria, entre otros.

Además, tres personas tuvieron que ingresar en la Unidad de Corta Estancia por golpe de calor. Estos pacientes, después de permanecer unas horas en este dispositivo, fueron dados de alta.

El Plan de Contingencias proporciona una respuesta rápida de la institución en caso de producirse situaciones como aumento de ingresos como consecuencia de las epidemias de gripe, de ola de calor, accidentes con un número elevado de heridos y otros incidentes.

La población debe seguir las siguientes recomendaciones para evitar, en la medida de lo posible, los efectos nocivos para la salud por altas temperaturas:

• Mantenerse permanentemente hidratado. Beber agua sin esperar a tener sed

• Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, y muy especialmente lactantes y personas mayores

• Protegerse la cabeza con gorra o sombrero; y los ojos, con gafas homologadas

• Evitar la práctica de actividad física al aire libre en las horas de máxima exposición

• Consultar a los profesionales sanitarios sobre la fotosensibilidad de algunos medicamentos de uso frecuente.