8 de abril de 2016

El Consejo de Gobierno ha autorizado hoy un gasto de 1,3 millones de euros para el contrato de realización de técnicas de diálisis peritoneal y hemodiálisis domiciliaria. El contrato es para un periodo de 30 meses, desde el próximo 1 de julio y hasta el 31 de diciembre de 2018. Por ello, el citado importe se plurianualizará en tres ejercicios: 260.500,90 euros en 2016; y 521.001,80 euros, en 2017 y 2018.

El contrato se refiere a las técnicas y suministros necesarios para realizar el proceso de diálisis en los domicilios de los pacientes, algo que no sólo consigue cotas óptimas de tratamiento y supervivencia, sino que es la opción que aporta el paciente la mayor calidad de vida.

La diálisis peritoneal es la opción de inicio de tratamiento más recomendada, dado que consigue preservar más tiempo la función renal residual, con beneficios demostrados sobre la supervivencia. El tratamiento es continuo y evita la necesidad de punción reiterada de las venas. Se trata de una técnica sencilla, aplicable a cualquier edad, que permite un horario flexible, lo que da autonomía al paciente y contribuye a conciliar el tratamiento con la vida laboral y social.

Por su parte, la hemodiálisis domiciliaria se realiza cuando así lo aconsejan los motivos clínicos. El hecho de que el paciente pueda recibir este tratamiento en su propia casa resulta altamente beneficioso, ya que permite compaginar la vida laboral y social con la aplicación de esta técnica.

Actualmente, 22 personas reciben en sus casas tratamiento de diálisis peritoneal y una, la hemodiálisis domiciliaria.

Cabe recordar que La Rioja lidera un proyecto nacional de telemonitorización dirigido a pacientes en diálisis peritoneal, que son controlados desde la Unidad de Nefrología del Hospital San Pedro, lo que permite un estrecho seguimiento de los pacientes.

De hecho, la información durante el proceso de diálisis está disponible a tiempo real en el hospital y, diariamente, un profesional de enfermería revisa el adecuado desarrollo de la misma y las alertas generadas por el programa, que pueden concluir con un contacto telefónico con el paciente de forma inmediata para aplicar la correspondiente actuación correctora. Este sistema proporciona al paciente seguridad y confianza en la ejecución del tratamiento, dado que se siente controlado desde el hospital en todo momento.

El Hospital San Pedro ha sido el primero, a nivel nacional, en disponer de un sistema que permite al profesional visualizar todos los parámetros clínicos del paciente mientras se dializa en su domicilio. Hasta ese momento, éste debía registrar manualmente en plantillas de papel, facilitadas al efecto, los datos clínicos derivados de su tratamiento de diálisis: peso, tensión arterial, frecuencia cardiaca, temperatura y ultrafiltración (pérdida de líquido).