16 de septiembre de 2016

Ola de calorLa directora general de Salud Pública y Consumo, Rosa López, ha evaluado esta mañana la coordinación y el seguimiento del Plan de Alerta, Prevención y Control de los efectos de la ola de calor sobre la salud de la población de La Rioja, en el período de vigilancia comprendido entre el 1 de junio y el 15 de septiembre de 2016.

Los indicadores meteorológicos registrados en el período de vigilancia reflejan que las temperaturas máxima y mínima más altas alcanzadas se han observado en el mes de julio, seguidas de junio y agosto respectivamente. Las temperaturas alcanzadas durante el mes de septiembre han sido las menores del período, y las únicas que han sido inferiores a las de la temporada anterior.

Según los datos aportados por el Instituto de Meteorología, las temperaturas extremas máximas y mínimas observadas durante los meses de verano fueron: 36,3ºC y 19,3ºC, en junio; de 37,3ºC y 21,3ºC, en julio; de 36,9ºC y 18,4ºC, en agosto; y de 37,2º y 18,4º en septiembre.

En el Plan de Alerta sobre los efectos de la ola de calor, se definen como temperaturas umbrales máxima y mínima para La Rioja, 36º C y 18º C respectivamente (temperaturas que hay que rebasar simultáneamente en el día para estar en alerta).

En los días 23 de junio, 10, 19, 30 de julio y 6 de septiembre se superaron simultáneamente las temperaturas umbrales máxima y mínima, por lo que durante estos días del verano de 2016, se ha alcanzado el Nivel 1 (amarillo) de alerta del sistema de vigilancia establecido en el Plan, considerado de bajo riesgo.

Este Plan se activó por la predicción de la AEMET los días 18 y 19 de julio con un Nivel 1, índice 2, aunque solo se superaron las temperaturas umbrales durante el último día. El resto de los días que se superaron las temperaturas umbrales, estas no estaban previstas, según los datos aportados por Instituto de Meteorología.

Durante este periodo de vigilancia no ha habido ningún ingreso hospitalario a causa del calor. Mientras que en el ámbito de Atención Primaria, se han atendido 33 episodios relacionados con el calor.

Actuaciones e información a la ciudadanía

El principal objetivo del Plan de alerta, prevención y control de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, establecido en La Rioja en el año 2016, ha consistido en la prevención de daños a la salud provocados por el exceso de calor.

Para alcanzar este objetivo durante el período de vigilancia se han realizado las siguientes actuaciones:

  • Información a la población sobre cómo protegerse, cómo cuidar a las personas de más riesgo y cómo evitar problemas en los colectivos más desprotegidos. Para ello se editaron y distribuyeron folletos informativos en forma de abanicos y láminas con el eslogan "Vive el verano con salud 2016" para la población general y otros para personas mayores que se enviaron a los centros recreativos, hospitales, centros de salud, residencias y hogares de personas mayores, farmacias, centros de día y estancias diurnas entre otras.
  • Información a los profesionales sanitarios del Plan y del Protocolo de actuaciones de los Servicios Sanitarios ante una ola de calor. Este protocolo tiene como objetivo facilitar al profesional sanitario información de utilidad para la detección precoz, prevención y tratamiento de las personas que están en mayor riesgo ante una posible ola de calor.
  • Detección y control de los problemas de salud relacionados con el exceso de calor (calambres, deshidratación, insolación, golpe de calor), desde los servicios de urgencias hospitalarias y extrahospitalarias de la red sanitaria.
  • Seguimiento de las temperaturas de La Rioja a partir de la información de la predicción facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología: previsión con cinco días de antelación y observación diaria de las temperaturas.

Red de Vigilancia Epidemiológica

Las temperaturas excesivamente elevadas son una amenaza de considerable magnitud para la salud pública. A ellas se asocian incrementos de la mortalidad y de las hospitalizaciones en los grupos más vulnerables (mayores de 65 años, lactantes y menores de 4 años, personas con enfermedades crónicas, etc.)

El Plan de Alerta, Prevención y Control de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, está integrado en la Red de Vigilancia Epidemiológica de La Rioja como sistema específico de vigilancia epidemiológico (Decreto 35/ 96, de 12 de Julio, de la Consejería de Salud, Consumo y Bienestar Social del Gobierno de La Rioja).

Para coordinar las actuaciones derivadas del plan, se creó una Comisión de seguimiento que se activa anualmente durante el período de vigilancia de la Ola de Calor y que coordina todas las actuaciones.