19 de julio de 2016

El Servicio Riojano de Salud ha informado hoy al paciente que fue tratado con el producto sanitario Ala Octa que la pérdida de visión que ha experimentado en un ojo se debe al tratamiento con el citado producto, que fue utilizado como vial de prueba en la operación a la que fue sometido en febrero de 2015.

Ala Octa es un producto sanitario, no un medicamento, que se usa como adyuvante en procesos de cirugía de retina y que es elaborado por la empresa Ala Medcis. En julio de 2015 la Agencia Española del Medicamento ordenó el cese de utilización, comercialización y la retirada del producto sanitario, al detectarse en algunos lotes elementos de toxicidad.

El Sistema Público de Salud de La Rioja no ha adquirido ningún lote de este producto sanitario, por lo que salvo este caso, producido por un vial que fue ofrecido con todas las garantías a modo de prueba seis meses antes de que fuera detectada la toxicidad, no se ha aplicado a nadie más.

Tras su aplicación y ante la mala evolución del paciente, el Sistema Público de Salud de La Rioja comunicó una alerta al Centro de Farmacovigilancia de La Rioja, a través del cual se informó a la Agencia Española del Medicamento, al igual que el resto de comunidades donde se han producido casos.

La Agencia Española del Medicamento comunicó ayer a la Dirección General de Prestaciones y Farmacia del Gobierno de La Rioja que la clínica que presenta el paciente riojano "se asocia al uso de perfluoroctano fabricado por la empresa Al Medics". La Agencia ya había anunciado el pasado viernes la conclusión de las investigaciones que ha llevado a cabo a lo largo del último año para determinar el alcance de las lesiones a nivel nacional.

En total, tras la culminación de los estudios por el Instituto Universitario de Oftalmología Aplicada de Valladolid, Sanidad atribuye 75 cegueras y 10 pérdidas de visión parcial, entre los 116 casos que se han reportado por el uso de este producto en 13 comunidades autónomas.

En el caso del paciente riojano, mantiene la visión de un ojo, mientras que en el otro se ha producido un deterioro de la visión, aunque conserva parcialmente la vista. Desde el Servicio Riojano de Salud y desde la Dirección General de Prestaciones se ha realizado un seguimiento pormenorizado tanto de la evolución de la dolencia, como de las acciones ante el organismo nacional encargado de velar por la seguridad de los medicamentos.

Asimismo, el paciente era recibido en el Hospital San Pedro por la médico que realizó la intervención para, además de someterse a la consulta habitual, ser informado del dictamen de la Agencia Española del Medicamento.

Por parte de la Administración riojana se está llevando a cabo un exhaustivo seguimiento del tratamiento del paciente, a fin de reducir en la medida de lo posible los efectos nocivos que ha sufrido.

Asimismo, la Consejería de Salud se reserva la posibilidad de establecer una actuación conjunta con otras comunidades contra el laboratorio alemán como responsable de la intoxicación.