9 de septiembre de 2016

Convenio piercing tatuajesImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoLa Consejería de Salud y diversos ayuntamientos de La Rioja han dado un paso más en beneficio de la prevención y la promoción de la salud pública con la firma hoy, de un convenio para la mejora en las actuaciones de inspección y control de los establecimientos donde se realicen tatuajes y piercing.

Este acuerdo, se enmarca dentro de las actuaciones que La Rioja está llevando a cabo en la mejora del conocimiento y la información de determinadas enfermedades, como por ejemplo la Hepatitis C, y amplía el abanico de acciones en las que los municipios y el Gobierno colaboran en la prevención de la Salud.

Según ha indicado la consejera de Salud, María Martín, este convenio "es un avance muy importante en la necesaria colaboración que Gobierno de La Rioja y municipios debemos llevar de manera conjunta para mejorar la salud de los ciudadanos". La salud, ha recordado la consejera "no solamente son los grandes centros sanitarios, sino también las acciones que llevamos a cabo desde las diferentes administraciones para proporcionar a los ciudadanos los medios para mantener una vida saludable".

En este sentido, María Martín ha recordado que el Gobierno regional colabora con los ayuntamientos en acciones en materia de prevención del consumo de drogas, tabaquismo, promoción de hábitos de vida saludable y nutrición, entre otras y ha destacado que el incremento y la mejora de estas acciones de prevención y promoción son eje clave en la política sanitaria riojana.

En concreto, el convenio participan los ayuntamientos de Logroño, Calahorra, Santo Domingo de la Calzada, Alfaro, Haro, Arnedo, Ezcaray, y San Asensio; es decir todos aquellos que tienen establecimientos registrados de este tipo.

El convenio, que carece de dotación económica, el Gobierno riojano asume el coste económico de las actuaciones, establece la ampliación de acciones comunes a través de los medios que dispone cada entidad para el control e inspección periódica de los establecimientos no sanitarios en los que se realizan prácticas de tatuaje, micropigmentación o perforación cutánea (piercing).

La Consejería asume a partir de ahora las tareas de vigilancia, control e inspección periódica de los establecimientos no sanitarios en los que se realizan estas prácticas. Además, seguirá encargándose de la inspección previa a la concesión de la licencia municipal de apertura, cuando por motivos de ferias, congresos u otros acontecimientos similares se realicen actividades de tatuaje, micropigmentación o perforación cutánea en instalaciones no estables, que ya viene haciendo.

Por su parte, los ayuntamientos deben informar a la Consejería de las licencias de apertura que concedan, así como cualquier modificación que se produzca en el ejercicio de la actividad y el cese de la actividad, ya sea temporal o definitivo.

La cooperación administrativa no impide que los ayuntamientos, como titulares de la competencia para la prestación de estos servicios, puedan ampliar la regulación en el ámbito de sus competencias en el futuro.

La cooperación técnica y administrativa de la Consejería comprende la inspección de las condiciones higiénico-sanitarias de este tipo de establecimientos, mientras que las posibles actuaciones derivadas de la inspección (tramitación de un expediente sancionador u otras), correrán a cargo de cada Administración firmante en el marco de sus competencias.

28 centros en La Rioja

Actualmente en La Rioja hay registrados un total de 28 centros que se dedican a estas actividades (17 en Logroño; 1 en Haro; 2 en Calahorra; 3 en Arnedo; 2 en Santo Domingo de la Calzada; 1 en San Asencio; 1 en Alfaro y 1 en Ezcaray)

En los últimos años se ha producido un importante auge de determinadas prácticas llamadas de ‘arte corporal’, en las que se produce la ruptura o perforación de la barrera epidérmica lo que ha ocasionado una proliferación de establecimientos de diversas características. Aunque la totalidad de los centros riojanos acreditados cumple con la normativa, no se han puesto sanciones en este campo, y no se han puesto sanciones en este campo, ni ha habido en los últimos años, desde que se han popularizado estas prácticas, casos de enfermedades transmisibles que se hayan vehiculizado por la realización de las mismas, el elevado riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas por vía sanguínea, obliga a mantener una actitud de control sanitario que beneficia tanto a los usuarios, como a los centros cumplidores.

La sangre, vehículo transmisor de enfermedades

Es importante recordar que la sangre es vehículo potencial de transmisión de enfermedades. A su vez, los materiales contaminados pueden constituirse en vehículos transmisores de posibles infecciones.

Por todo lo anterior han sido múltiples las medidas preventivas implementadas para impedir contagios. La mayoría de estas medidas hacen referencia a disposiciones que regulan actividades desarrolladas en el ámbito sanitario, donde la probabilidad de contagio, aunque baja, es mayor que la que puede existir en otras realizadas fuera de éste. Sin embargo, no debe olvidarse la existencia de un riesgo asociado a determinadas prácticas que implican la perforación de la piel o mucosas, como son las técnicas de tatuaje, micropigmentación o aquellas de anillado corporal (ésta última técnica conocida como piercing).

Entre los riesgos derivados de estas prácticas hay que reseñar los relacionados con el trauma directo en la piel o mucosas (desgarros, hemorragias, inflamaciones crónicas,...), efectos derivados de una mala cicatrización, infecciones bacterianas, alteraciones dentarias, etc.

En web de riojasalud, en el apartado de ciudadanos, existe información detallada y actualizada a disposición tanto de tatuadores como de usuarios sobre la prevención de enfermedades transmisibles derivadas de estas prácticas, entre ellas una Guía higiénico-sanitaria para profesionales del tatuaje.

Por otro lado, el control y vigilancia de las enfermedades transmisibles tiene un enfoque global y muy consolidado, con actividades que van desde la prevención mediante inmunización (vacunas), los sistemas de vigilancia de enfermedades de declaración obligatoria, el sistema de información microbiológica o los sistemas centinelas.

Por último, en el marco de la prevención, los programas de Educación para la Salud en los centros escolares, estos temas se abordan directamente en la formación que se imparte en 4º ESO. Contenidos: Medidas preventivas respecto a la infección por VIH y otras infecciones se hace especial hincapié: Tatuajes y "piercings", y la importancia de llevarlos a cabo en centros autorizados.