9 de febrero de 2017

vino y saludLos consejeros de Salud y Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, María Martín e Iñigo Nagore, han participado esta mañana en la presentación del octavo Congreso Internacional Wine and Health 2017 que reunirá el 16 y 17 de febrero en Riojaforum a los mejores especialistas internacionales para abordar desde una perspectiva científica los beneficios que tiene para la salud el consumo moderado de vino.

El Gobierno de La Rioja colabora, junto al Consejo Regulador, con esta iniciativa organizada por la Universidad de Barcelona; INSA (Instituto de Búsqueda en Nutrición y Seguridad Alimentaria); CIBEROBN (Centro de Investigación Biomédica en Red); Instituto de Salud Carlos III y FIVIN (Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición).

Las principales líneas de comunicación de esta edición tratarán, entre otros, los efectos del vino sobre la microbiota intestinal; los efectos de los polifenoles del vino sobre la diabetes o sobre la obesidad; las consecuencias de la dieta sobre la transmisión génica o los efectos del consumo de vino sobre el deterioro cognitivo y las demencias.

Durante la presentación, María Martín ha resaltado la importancia de divulgar estudios científicos sobre alimentación saludable, así como las conclusiones de Congresos como éste para concienciar al ciudadano acerca de la responsabilidad que tiene sobre el cuidado de su propia salud. En este sentido, ha destacado que, de todos los factores determinantes de nuestra salud, el que mayor peso tiene, con un 43%, es el estilo de vida, mientras que la biología supone un 27%, el medio ambiente un 19% y el sistema sanitario un 11%.

Martín ha subrayado que unos "hábitos de vida saludables que incluyan actividad física diaria y una alimentación sana pueden suponer el cambio de rumbo de nuestra salud hacia la calidad de vida". Por este motivo, ha recordado que uno de los principales pilares del III Plan de Salud se basa en la prevención, promoción y protección de la salud.

Martín ha explicado también que su Consejería tomará nota de todas las conclusiones a las que se llegue en este Congreso y que sean de ayuda para conseguir el objetivo primordial de Salud que es "mejorar la calidad de vida de todos los riojanos".

Por su parte, Nagore ha recordado que el Gobierno de La Rioja, junto con la Federación Española del Vino y la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, está adscrito desde 2010 al programa europeo ‘Wine in moderation’, dirigido a difundir el mensaje de moderación en el consumo de vino y el desarrollo del negocio vitivinícola de forma sostenible y responsable.

"Nuestro compromiso, que hicimos extensivo a todo el sector en la comunidad, es promover el consumo responsable de este alimento milenerio, que en La Rioja no solo constituye uno de los pilares de nuestra economía y cultura, sino una forma de entender la vida, siempre, eso sí, desde la moderación", ha resaltado

En la anterior edición del Congreso, celebrada en Sydney (Australia) en 2013, se llegó a las siguientes conclusiones:

1- El consumo moderado de vino* reduce el riesgo de mortalidad global (muertes por cualquier causa) en hombres y mujeres de todas las edades. Los consumidores moderados de vino tienen un riesgo un 25% inferior de fallecer que los abstemios y también que los bebedores excesivos.

2- El consumo moderado de vino reduce el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un accidente vascular cerebral tanto en hombres y mujeres, comparado con los abstemios. Estos efectos se atribuyen a una acción protectora sobre la hipertensión, diabetes, obesidad, perfil lipídico y sistema de coagulación.

3- El consumo de vinos blanco y tinto mejora el metabolismo de la glucosa y aumenta el colesterol beneficioso (HDL) en los pacientes diabéticos.

4- Los polifenoles del vino ejercen propiedades prebióticas, favoreciendo la microbiota intestinal saludable.

5- El consumo de vino y concretamente del resveratrol que contiene se asocia a mayor longevidad. Este efecto es similar al que se observa tras el seguimiento de una dieta hipocalórica, pero sin la pesadumbre que ello comporta.

El consumo moderado de vino reduce el riesgo de deterioro cognitivo y de demencia. Cada vez se dispone de mayores evidencias del efecto del vino y sus componentes bioactivos sobre la preservación de la función mental en las personas de mayor edad. La ingesta de 100 ml de vino al día es suficiente para retrasar o impedir el desarrollo de un deterioro cognitivo en las personas de mayor edad (>65 años).

6- El consumo moderado de vino se asocia con una menor incidencia de ciertos cánceres. Los resultados del estudio francés CANCERCOOL que ha seguido a 35.292 varones durante más de 25 años sugieren que un 75% de los cánceres de pulmón, labio, cavidad oral, faringe y laringe podrían reducirse mediante el consumo moderado de vino, de forma similar a como lo hacen las frutas y las hortalizas. En cambio, el consumo de otras bebidas alcohólicas se acompaña de mayor riesgo de este tipo de cánceres. El tema de la relación entre alcohol y cáncer es uno de los más debatidos y resultados recientes sugieren que el vino podría tener un efecto diferente al de otras bebidas alcohólicas.

7- El alcohol del vino, los polifenoles y los otros componentes del vino tienen efectos protectores diferentes (y complementarios) sobre células, tejidos y órganos. Merecen destacarse el efecto vasodilatador del óxido nítrico sintetizado por el endotelio vascular que reduce la presión arterial en sujetos hipertensos, el aumento del HDL-colesterol y apolipoproteínas A1 y A2, que se asocian a cardioprotección, y la reducción de la resistencia a la insulina y, con ello, del riesgo de desarrollar una diabetes.

8- El vino debe incluirse dentro de una dieta saludable, como la dieta mediterránea. Estudios recientes señalan que el vino sería responsable del 25% de los efectos protectores de la dieta mediterránea sobre la salud.

Entre las entidades participantes en este 8º Congreso también se encuentra el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, la Organización Interprofesional del Vino de España, el programa europeo Wine in Moderation, la Federación Española del Vino y la Fundación Dieta Mediterránea.