15 de junio de 2016

El ratio de la deuda sobre el PIB de La Rioia se situó en el primer trimestre de 2016 en un 18,3%, porcentaje inferior al registrado por el conjunto de España, que representa el 24,3% de su PIB, según los últimos datos difundidos esta mañana por el Banco de España.

Estas cifras mantienen a La Rioja como la cuarta comunidad autónoma con menor deuda sobre el PIB, consolidando la mejora de su posición respecto al inicio de la crisis, cuando La Rioja ocupaba el séptimo lugar.

TOTAL DEUDA / PIB I Trimestre 2016

La Rioja 18,3%

CCAA 24,3%

Estado 88,3%

Conjunto Administraciones Públicas 100,5

Además, en el primer trimestre de 2016 la deuda de La Rioja solo representó el 0,55% del total de la deuda de las comunidades autónomas y tan solo el 0,15% de la deuda del conjunto de las Administraciones, porcentajes inferiores en los dos casos a la aportación de La Rioja al PIB nacional, que se eleva al 0,7%.

En términos absolutos, en el primer trimestre del año la deuda de la Comunidad Autónoma de La Rioja es de 1.472 millones de euros. La variación con respecto a la deuda del trimestre anterior ha sido destinada a financiar los gastos derivados de los tratamientos de hepatitis C y la devolución completa de la paga extra suspendida en 2012. A estas causas, se suma el esfuerzo que está realizando el Gobierno de La Rioja por continuar siendo la comunidad donde menos impuestos se liquidan y donde antes se paga a los proveedores.

Por otra parte, recientemente la agencia Fitch mantenía la calificación crediticia de La Rioja, respaldando la solvencia de la política económica y fiscal desarrollada por la comunidad, dado que la calificación de la triple BBB significa alta solvencia y la F2, seguridad muy alta y riesgo de impago muy bajo.

Precisamente, esta solvencia y credibilidad como región ha favorecido que La Rioja no recurra al Fondo de Liquidez Autonómico y se esté financiando en el mercado a menor coste con el objetivo de abaratar la cartera de deuda y destinar los ahorros financieros que se produzcan a financiar políticas sociales y de reactivación económica.