4 de marzo de 2016

Campaña incendios forestales 2015 01El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, y el director general de Medio Natural, Miguel Urbiola, han presentado hoy el balance de incendios forestales en La Rioja en 2015. Los cifras al cierre del ejercicio son muy buenas teniendo en cuenta el menor número de siniestros, 58 frente a los 95 del año anterior, y que el número de conatos (menos de una hectárea) se redujo casi a la mitad respecto a 2014. Sin embargo, como contrapunto, la superficie quemada se incrementó de 112 a 281,7 hectáreas (de las que 24,9 fueron arboladas), ya que un solo incendio afectó a 190 hectáreas de matorral.

Este incendio, ha recordado Nagore, se produjo el pasado mes de agosto en Cervera del Río Alhama como consecuencia de una negligencia en una quema agrícola y ocasionóo el 68% de toda la superficie quemada a lo largo de 2015. Con este suceso, la superficie media quemada por siniestro en La Rioja fue de algo más de 4,8 hectáreas, más del triple de la media del decenio que está en 1,30 hectáreas quemadas por incendio.

Íñigo Nagore ha resaltado que La Rioja cuenta con un dispositivo de prevención y extinción de incendios forestales "cuya preparación y esfuerzo hacen que se minimicen las consecuencias de los diferentes siniestros", y a ello hay que sumar la contribución y creciente sensibilización de la sociedad riojana que "nos permiten mantener la tendencia decreciente en cuanto al número de siniestros respecto a medias del último decenio".

Meteorológicamente, el año pasado fue atípico porque llovió más, pero no en los periodos habituales. Así, se registraron precipitaciones por encima de la media en invierno y en verano; mientras que en primavera y otoño llovió menos de lo habitual, pese a lo cual el número de siniestros en estas fechas fue inferior a la media de estas estaciones.

Uno de cada dos incendios, por uso inapropiado del fuego

El consejero ha señalado que la mayor parte de los incendios se siguen concentrando en el valle del Ebro y su origen mayoritario se encuentra en las prácticas agrícolas inadecuadas, como la limpieza de terrenos, ribazos y acequias de riego con empleo de fuego y la quema incontrolada de residuos agrícolas.

Por lo demás, el 66% de los siniestros se quedaron en conatos y no se produjeron daños importantes ni situaciones de peligro para los ciudadanos. Los meses con mayor siniestralidad fueron marzo y junio con 12 siniestros cada uno.

En relación con el origen de los siniestros, nueve de cada diez se debieron al factor humano. Los incendios intencionados representan más de la mitad de los siniestros (el 54%), generalmente con origen en prácticas agrícolas inadecuadas (limpieza de terrenos, ribazos o acequias de riego empleando el fuego). Le siguen las negligencias y otras causas accidentales (36%). Los incendios por causas naturales (rayos) apenas supusieron un 5%. En otro 5 % de los casos no llegó a determinarse la causa del incendio.

Las negligencias y causas accidentales más frecuentes fueron las quemas agrícolas y las originadas por motores y máquinas. Las quemas intencionadas se produjeron a la eliminación de vegetación en fincas, acequias y ribazos. Relacionando la causalidad con las superficies afectadas, los datos cambian y son las negligencias las responsables de la mayor pérdida de superficie forestal. Concretamente, tres de cada cuatro hectáreas afectadas han tenido este origen; mientras que la superficie que ha ardido por incendios intencionados se ha quedado en el 23% del total.

9,8 millones para la lucha contra el fuego

El Gobierno de La Rioja destinó el pasado año 9,8 millones de euros a la lucha contra losincendios.De esa cantidad, unos 5,2 millones de euros se invirtieron en labores de prevención a lo largo de todo el año; mientras que la extinción concentró 4,6 millones de euros del presupuesto.

Nuestra región cuenta con un dispositivo de prevención y extinción de incendios forestales cuya preparación y esfuerzo hacen que se minimicen las consecuencias de los siniestros y que engloba a más de 300 profesionales y un completo elenco de medios técnicos para detectar, prevenir y combatir el fuego. Además, existe una permanente coordinación con otras regiones limítrofes para sumar esfuerzos a la hora de combatir grandes incendios con el mayor número de medios posibles.

Por otro lado, Medio Natural reforzó los medios técnicos de los retenes de Torrecilla y Anguiano, con la adquisición de dos furgonetas todoterreno de 9 plazas con capacidad para llevar equipos de protección individual para extinción de incendios y la realización de trabajos forestales.