4 de abril de 2016

Rueda prensa IER revista CodalLa directora académica del IER, Aurora Martínez, ha presentado hoy el número ocho de la revista Codal, publicación nacida con el objetivo de ser un escaparate de la creación literaria y artística en La Rioja, con especial atención a las nuevas propuestas. Martínez ha estado acompañada por el director de la Revista Codal, Ignacio Gil-Díez.

Aurora Martínez ha destacado que Codal "da cabida a esa vida cultural riojana, abierta a la expresión, a la convivencia de propuestas, a la diversidad cultural propia de un cruce de caminos y de un paisaje de acogida".

En esta ocasión, la revista ha configurado un número formado por distintas propuestas de interés, de acontecimientos destacados del año 2015, sobre diferentes disciplinas artísticas: arte, literatura, narrativa o teatro, convirtiéndose en un punto de encuentro y partida para emociones estéticas. Así, Codal nos propone, al margen de veleidades coyunturales, a autores y obras que suponen una muestra de lo que se mueve en La Rioja. Y con ellos comprobamos que el esfuerzo de los artistas no atiende sino a una entrega a la destilación de su creación sin otro látigo que el de su voluntad de construir una obra a la altura de sus posibilidades y de su criterio estético.

En el apartado literario, Codal ha querido reconocer la labor de un premio que desde 1989 ha servido de escaparate y estímulo a autores riojanos, muchos de los cuales han hallado un puesto en el mundo literario gracias al estímulo que les insufló: el Esteban Manuel de Villegas de Nájera. El poeta José Luis Pérez Pastor, también reconocido por este galardón, nos ofrece un destello de su poesía llena de guiños literarios y sabiduría formal.

Además, el grueso de la sección lírica recae en la trayectoria de un poeta que ha hallado más predicamento fuera de La Rioja que dentro, pero que se ha convertido en una de las voces más activas de una poesía rica, innovadora y heterodoxa, como es la performance poética y la polipoesía: David Trashumante. De él, acogemos una breve antología y muestras inéditas de su creación que esperamos sirvan para que se reconozca, también aquí, la importancia de su propuesta.

En la parte narrativa, asistimos a la génesis de un texto a caballo entre géneros que nos ofrece Juan Ramírez Codina, una de las voces más personales y arriesgadas de la literatura actual, cuyas novelas son muestra de una voluntad poética y formal insólita y apabullante. En esta ocasión, un breve relato nos acerca de manera literaria a la más rabiosa, lato sensu, actualidad.

Por su parte, la sección teatral acoge propuestas distintas y se abre a una intención para futuros números de acoger no solo obras de creación personal sino empresas y empeños que no siempre dependen de un texto original, sino de una energía y vitalidad encomiables para dinamizar la experiencia literaria, teatral, emocional. En esta ocasión, se tiñe de reivindicación dando paso a la obra colectiva que emana de las aulas del Bachillerato escénico.

En el apartado artístico, este número ofrece las ilustraciones de Julio Hontana, artista, profesor y comisario de exposiciones, madrileño riojanizado y con un apasionante mundo estético y humano. Él será el encargado de engarzar las distintas propuestas de la revista, entre las que se encuentra la obra de la joven fotógrafa nacida en Logroño, Lorena Martínez Acha, cuyas imágenes variadas de distintos lugares y temas, unidos por la cotidianeidad y la curiosidad en la mirada, configuran la sección Encuadres.

Las palabras se hacen también material artístico de la mano de Manuel Saiz, artista logroñés residente en Berlín, cuya obra ha saltado por encima de fronteras y ha alcanzado prestigio internacional, entrevistado por Pedro Santana en un encuentro verbal rebosante de ideas, propuestas y conocimiento artístico.

Finalmente, la sección De Arte acoge una muestra y análisis sobre el pintor logroñés que vivió en Pamplona, Gerardo Sacristán (1907-1964) y, Cita con el Arte acoge a uno de los artistas más activos de la escena riojana, Carlos Rosales, en esta ocasión no solo para dar cabida a su siempre meritoria obra, sino para conocer la labor llevada a cabo en la sala Tondón de Briñas, que coordina junto a Isabel Krug, quien se encarga de su dirección y del comisariado de diversas exposiciones de notable repercusión.