18 de mayo de 2017

Escobar Parlamento ProtocoloImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, ha asegurado hoy que el protocolo de acción frente al abuso sexual infantil en La Rioja ofrecerá a los profesionales "una hoja de ruta sencilla que asegure a las víctimas la mejor respuesta posible".

Según ha detallado durante su intervención en el Parlamento de La Rioja, el documento se va a convertir en "una herramienta esencial para proteger el bienestar de los menores", a los que va a ofrecer una respuesta "rápida y coordinada" por parte de todos los agentes públicos implicados en la atención a este tipo de casos.

En este sentido, Conrado Escobar ha subrayado que el texto incide de forma especial en elevar la protección del menor durante el proceso judicial para impedir que se produzca "una victimización secundaria". "El protocolo implica la formación de los profesionales que van a tener contacto directo con la víctima para evitar, por un lado, repeticiones innecesarias que agraven su condición como tal, y por otro, que se pueda contaminar su declaración", ha explicado.

Para ello, se ha establecido una única unidad valoradora del testimonio del menor: el Instituto de Medicina Legal. Su equipo multidisciplinar, altamente especializado, será el único que valore todos los posibles casos.

Además, el consejero de Políticas Sociales ha destacado que en la elaboración del protocolo, que validará el próximo 6 de junio la Comisión Institucional de Protección a las Víctimas de Violencia, han participado representantes de las administraciones públicas implicadas en la atención a la víctima en todas las fases del proceso: Gobierno de La Rioja de las áreas de Servicios Sociales, Salud, Educación y Justicia e Interior, Fiscalía, Juzgado, Instituto de Medicina Legal, Ayuntamiento de Logroño y Delegación del Gobierno en La Rioja.

"Este protocolo ha sido redactado por los profesionales, que son los que han expuesto sus experiencias en este tipo de casos para diseñar la que ellos creen que es la mejor atención posible a un menor que esté sufriendo esta situación", ha declarado.

En concreto, los profesionales de los ámbitos de Salud, Educación, Servicios Sociales, Justicia e Interior y/o de la Policía que sospechen que un menor es víctima de abusos sexuales deberán seguir tres itinerarios de actuación posibles:

  • Cuando el nivel de probabilidad de que se esté produciendo un caso sea bajo o medio, los detectores de la situación realizarán una observación interna durante 7 días en los que recogerán datos y tratarán de verificar indicios. Si mantienen su sospecha deberán notificar el caso a la Fiscalía.
  • Cuando el nivel de probabilidad de que se esté produciendo un caso sea alto, se notificará de forma inmediata a la Fiscalía.
  • En caso de evidencia física, se llevará a la víctima a Urgencias Sanitarias de forma inmediata y se notificará a la Fiscalía.

Por supuesto, en caso de que el menor precise medidas de protección, por no existir una figura protectora en su entorno familiar, se comunicará también a la Entidad Pública de Protección de menores.

"Esperamos que este protocolo ofrezca certidumbre a los profesionales y la mejor atención posible a esos niños víctimas de una realidad atroz", ha señalado.