22 de febrero de 2017

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha aprobado el Programa de Inspección Medioambiental para este año, que contempla como principal novedad la inclusión de los traslados transfronterizos de residuos dentro de las inspecciones que está previsto llevar a cabo.

El Boletín Oficial de La Rioja (BOR) publica hoy la actualización del Plan de Inspección Medioambiental de La Rioja 2013-2018, y el programa correspondiente al año 2017 que forma parte del plan, cuyo objetivo general es comprobar el grado de cumplimiento de la normativa con el fin de conseguir un nivel elevado de protección del medio ambiente en la comunidad autónoma.

Este programa contempla 56 controles presenciales en instalaciones, la mayoría de ellas incluidas en el reglamento de emisiones industriales y sujetas a un control integrado de la contaminación. Las inspecciones de las instalaciones mas contaminantes se planifican en función del riesgo ambiental asociado a dichas instalaciones, el resto serán aleatorias y distribuidas por toda la geografía riojana haciendo más hincapié en aquellos municipios donde se aprecia vertidos sistemáticos. Completan el programa las jornadas de inspección que tendrán como objetivo detectar vertidos ilegales procedentes de las actividades de construcción.

Con este plan de inspecciones se busca fomentar y asegurar la adecuación de las instalaciones a la normativa ambiental y a los requisitos establecidos en las autorizaciones ambientales. Los aspectos que se comprueban son los contemplados en la autorización ambiental, y los relacionados con atmósfera, residuos, suelos y con la documentación que periódicamente tienen obligación de presentar. Durante la inspección de campo se analizan y evalúan cuestiones relacionadas con el tratamiento de aguas residuales, la emisión de gases de efecto invernadero, la gestión y el almacenamiento de los residuos, la protección de la calidad del suelo y el cumplimiento de los niveles de ruido y vibraciones en el ámbito industrial.

La Dirección General de Calidad Ambiental y Agua se encarga de la planificación de la inspección, el control y la vigilancia ambiental, así como la coordinación con otras administraciones públicas y organismos inspectores.