9 de diciembre de 2016

El Gobierno de La Rioja ha acordado prorrogar el contrato de gestión de 39 plazas de centro de día y 27 de centro ocupacional destinadas a personas con discapacidad en situación de dependencia diagnosticadas de parálisis cerebral y afines en Logroño.

En concreto, se destinarán 379.240,44 euros a prorrogar este contrato suscrito con la Asociación de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral de La Rioja (Aspace Rioja) y que finaliza el 31 de enero de 2017.

La portavoz del Gobierno de La Rioja ha explicado que "el objetivo de este contrato es ofrecer una atención social integral y profesional que mantenga los niveles de autonomía personal en las personas con este tipo de discapacidad, y fomente el respiro y la conciliación en nuestras familias". En particular, se trata de cubrir, desde un enfoque biopsicosocial, las necesidades de asesoramiento, prevención, rehabilitación, orientación para la promoción de la autonomía, habilitación o atención asistencial y personal.

El Gobierno de La Rioja mantiene también con Aspace un contrato de gestión para la Casa Residencia de la calle Juan Lobo, que ofrece 17 plazas de servicio de atención residencial y una más para situaciones de alojamiento temporal. En 2015 este contrato supuso una aportación por parte del Gobierno de La Rioja de 301.136 euros.

A esta colaboración se une el convenio anual que regula, por un lado, la organización y mantenimiento del programa de transporte destinado a personas usuarias del centro ocupacional y del centro de día, y, por otro, los tratamientos especializados de rehabilitación que reciben 36 personas con parálisis cerebral o discapacidades afines y con dependencia. El Ejecutivo riojano ha aportado este año 102.664 euros para financiar las actuaciones previstas en este convenio.

Por último, y dentro del programa de Atención Temprana del Ejecutivo riojano, Aspace presta un servicio a menores de 0 a 6 años que tienen limitaciones o déficit a nivel motriz. En 2015 gracias a este programa se atendieron a 55 menores, y supuso una aportación para el Gobierno riojano de 81.318 euros.