10 de mayo de 2016

Despedida residentes 1La consejera de Salud, María Martín, ha presidido hoy, en el salón de actos del Hospital San Pedro, el acto de despedida a los residentes que concluyen su período de formación en los centros sanitarios del Servicio Riojano de Salud. En el acto, también ha intervenido el director del Área de Salud, Juan Ramón Rábade.

Al encuentro han asistido los 52 residentes, entre médicos, farmacéuticos y matronas: 28 médicos de especialidades hospitalarias; 19 de medicina de familia y comunitaria, 1 de medicina del trabajo y 4 EIR (enfermeras de la especialidad Obstétrico, Ginecológica y matronas).

Asimismo, se encontraban algunos de los 40 residentes entre médicos, farmacéuticos y enfermeras que comienzan ahora su periodo de formación, cuya incorporación oficial será el 27 de mayo, y a los que, aprovechando el acto, se les ha dado la bienvenida. De ellos, 10 corresponden a medicina familiar y comunitaria; 25 son residentes de especialidades hospitalarias y farmacia, 1 de medicina del trabajo y 4 son EIR.

Durante este curso 2016-2017, realizarán su período de formación en los hospitales y centros del Servicio Riojano de Salud un total de 157 residentes: 43 de medicina familiar y comunitaria, 103 de especialidades hospitalarias, 8 enfermeras obstétrico-ginecológicas (matronas) y 3 de medicina del trabajo. Los residentes rotarán por los diferentes servicios hospitalarios y también se prevé que lo hagan por los centros de salud para favorecer la interrelación entre la asistencia de Primaria y Especializada.

Los programas formativos correspondientes a las 22 especialidades hospitalarias tienen una duración de 4 o 5 años, dependiendo de la especialidad. Cada Unidad Docente del hospital dispone de su propia guía formativa, en la que se incluye los planes formativos de los residentes, que se renuevan con carácter anual y son aprobadas por la Comisión de Docencia.

El plan de formación de la especialidad de medicina de familia recoge el cronograma formativo por año de residencia, incluyendo la distribución de guardias, formación teórico-práctica y otras actividades complementarias y, además, es revisado anualmente y aprobado por la Comisión de Docencia.

Los residentes han contado con una formación teórico-práctica que favorece la adquisición de competencias del Médico de Familia y que complementa y consolida el autoaprendizaje dirigido y el aprendizaje de campo. Destaca el esfuerzo realizado por los residentes de esta especialidad, que de forma mayoritaria han asistido a los cursos organizados por la Unidad, han presentado en distintos foros sus trabajos de investigación, han publicado artículos en revistas de la especialidad y han presentado en el Hospital San Pedro sus protocolos y proyectos de investigación.

Por otra parte, el período de formación de las enfermeras obstétrico-ginecológicas (matronas) es de 2 años y consta de formación en competencias propias, con 600 horas anuales en materias teóricas como enfermería maternal y del recién nacido, y educación para la salud, administración de los servicios obstétricos-ginecológicos e investigación. En total, el período de formación comprende 1.250 horas anuales de rotaciones clínicas en atención primaria y especializada. Anualmente, realizan 240 horas de atención continuada en el paritorio.

Por su parte, el programa formativo de la especialidad de medicina del trabajo es de 4 años y está organizado en tres etapas formativas: la primera de formación teórica de 6 meses de duración, durante los que el residente realiza el "Curso Superior de Medicina del Trabajo" en la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo, del Instituto Carlos III (Madrid). La segunda etapa es de formación clínica (20 meses) y rotan por los diferentes servicios médicos y quirúrgicos del Hospital San Pedro y tres meses en un centro de salud. La tercera etapa es de formación práctica en servicios de prevención de riesgos laborales (22 meses), rotando también en esta etapa por la Inspección Médica, Equipo de Valoración de Incapacidades y por el IRSAL.

Residentes premiados

En el acto se han entregado los premios al mejor caso clínico MIR y a los dos mejores proyectos de investigación fin de residencia. De un total de 25 casos clínicos presentados en las sesiones específicas para residentes, ha sido elegido el mejor caso clínico MIR: "Me sube la bilirrubina", de Andra Serrano Pérez, residente de último año de Farmacia Hospitalaria.

Por otra parte, de un total de 29 proyectos de investigación fin de residencia, ha conseguido el primer premio el proyecto "Mejora en la calidad de la atención del ictus agudo tras la apertura de una Unidad de Ictus en un hospital general", de Sandra Colina Lizuain, del Servicio de Neurología. El segundo premio ha recaído en el trabajo: "Pronóstico del tromboembolismo pulmonar en el Hospital San Pedro", de Ana Yasmina Brito Díaz y Sara Sánchez Hernández, del Servicio de Medicina Interna.