1 de marzo de 2016

ComparecenciaSaludLa consejera de Salud, María Martín, ha afirmado hoy en el Parlamento que el Gobierno riojano ya tiene preparados para su adjudicación los convenios y subvenciones destinados a las asociaciones de pacientes sin ánimo de lucro y a las entidades municipales, para que desarrollen actividades de promoción de la salud.

María Martín ha comparecido a petición propia, acompañada del secretario general técnico, José María Corcuera; las directoras generales de Prestaciones y Farmacia, Carmen Sáenz; y de Salud Pública y Consumo, Rosa López, y el director del Área de Salud, Juan Ramón Rábade, y ha indicado que este año se mantendrán las cuantías de todos los convenios formalizados por el Gobierno con las asociaciones de pacientes. Además, ha destacado que, en el caso de las subvenciones dirigidas a Ayuntamientos para financiar la construcción, mantenimiento, equipamiento y reparación de consultorios locales, la cuantía pasa de 379.789 euros a 1.129.644 euros, debido a que es la primera vez, desde 2010, que se convocan subvenciones para nueva construcción.

A las asociaciones de pacientes, se destinará un total de 625.000 euros, mientras que las asociaciones de consumo contarán con 11.740 euros y los ayuntamientos percibirán 24.070 euros para realizar actividades sobre consumo de drogas.

En total, se van a destinar casi 1,8 millones de euros a la mejora de la salud de los ciudadanos a través de programas de acción directa, que según ha explicado la consejera de Salud, "tienen una alta incidencia en la población a la que se dirigen". Martín ha agradecido "el trabajo desinteresado de las asociaciones, y su capacidad para llegar, de la forma más adecuada posible allí, donde se detecta una necesidad".

Asimismo, se ha referido a la cuantía prevista para apoyar a la Asociación de donantes de Sangre de La Rioja Adonar y ha indicado que sigue fijada en los presupuestos previstos para este año. En este sentido, la consejera de Salud ha reiterado su disposición a firmar este convenio, si bien ha recordado que "el Gobierno de La Rioja no financia la estructura de las asociaciones, sino las actividades que contribuyan a mejorar la salud de los riojanos y el sistema público de salud".

En su intervención ante los diputados, María Martín ha indicado que "desde hace más de una década, la gestión de la donación y del fomento de la donación, corresponden por ley al sistema público de salud de La Rioja y que no se puede hacer una dejación de estas funciones en manos de una asociación".

Del mismo modo, ha subrayado que se ha reunido con los miembros de la Junta directiva de Adonar para indicarles su disposición a firmar el convenio, que lleva sin formalizarse desde 2013, y la única respuesta que ha obtenido de la asociación es que "debíamos asumir la deuda que esta asociación ha contraído en los últimos tres años". En este sentido, ha sido categórica al señalar que esta condición es inasumible por sus implicaciones legales.

Sobre la situación que atraviesa la donación de sangre en la región, la consejera de Salud ha afirmado que "La Rioja sigue siendo autosuficiente en donaciones de sangre", pero también ha subrayado la importancia de continuar fomentando la donación para garantizar esa suficiencia en los próximos años.

Libertad de elección de profesional sanitario

Por otro lado, la consejera de Salud se ha referido al borrador del decreto de libertad de elección de profesional y centro sanitario en La Rioja, dado que el pasado día 26 se cerró el plazo para la presentación de alegaciones. María Martín ha agradecido tanto a los grupos parlamentarios como a las entidades y particulares el trabajo que han desarrollado en la presentación de alegaciones y ha indicado que se han recibido 15 escritos, para mejorar el proyecto. Martín ha recordado que esta iniciativa, que nació a fines de 2014 como un documento de trabajo para dar una respuesta satisfactoria al Defensor del Pueblo, "está ya muy maduro y se ha enriquecido con las aportaciones de todos".

A este respecto, el director del Área de Salud, Juan Ramón Rábade, ha indicado que se han estudiado las alegaciones presentadas y "una gran mayoría pueden ser aceptadas, dado que solamente implican redacciones alternativas, y algunas deben ser valoradas de forma más pausada, por las consecuencias que implican".

Entre estas últimas, Rábade ha destacado la exclusión de las urgencias del ejercicio de la libre elección y la petición de la oposición de que ésta se pueda ejercer en casos de urgencia no vital. En este sentido, ha explicado que "es fácil indicar si la urgencia es o no vital cuando hay un diagnóstico, pero muchas veces la función misma de la urgencia es, en primer lugar, aportar ese diagnóstico". Por ello, se ha mostrado partidario de estudiar la posibilidad de introducir cambios en el articulado de este apartado, pero manteniendo siempre el criterio del diagnóstico realizado, sobre todo si la urgencia es tiempo-dependiente, y garantizándose siempre que el paciente no va a correr riesgos adicionales.