12 de mayo de 2017

La Consejería de Salud destinará 263.054 euros a la contratación de servicios para desarrollar programas de promoción y educación para la salud en el ámbito educativo en los cursos escolares 2017-2018 y 2018-2019. El contrato, que se licitará próximamente, se podrá prorrogar por acuerdo de las partes por un periodo de doce meses, del 1 de julio de 2019 al 30 de junio de 2020.

La Consejería de Salud considera a los jóvenes como el primer destinario en cualquier programa de intervención, al ser la etapa más vulnerable en relación a las conductas de riesgo para la salud y también por la presión que ejercen sobre los jóvenes su grupo de amigos, los hábitos y las tendencias.

En este sentido, el Gobierno riojano prioriza las actuaciones en el ámbito educativo, por considerar que es en la edad escolar cuando se consolidan hábitos y se establecen modelos de conducta en la población juvenil. Hay que tener en cuenta que las conductas de riesgo para la salud pueden ser prevenidas y/o modificadas si proporcionamos a los adolescentes información científica, pautas, estrategias y habilidades personales y sociales con las que puedan hacer frente a situaciones de presión grupal y social.

El contrato se ha subdividido en cuatro lotes para que los diferentes programas se puedan realizar por una o varias empresas:

  • Lote 1. Programa de educación y prevención del consumo de tabaco, alcohol y cannabis, cuyo objetivo es lograr la abstinencia y/o retraso en la edad de inicio del consumo, así como reducir los riesgos derivados del mismo.
  • Lote 2. Programa de desarrollo personal y social a través del cine y vídeo. Su objetivo es que el cine y el vídeo se conviertan en recursos didácticos de primer nivel ya que nos permiten informar y educar de forma lúdica.
  • Lote 3. Programa de alimentación sana. Su objetivo es contribuir a establecer hábitos y estilos de vida saludables mediante la promoción de una alimentación variada, equilibrada y moderada.
  • Lote 4. Programa para la salud afectivo-sexual y educación y prevención del consumo de drogas. Entre los objetivos de este programa destacan los de contribuir a disminuir el chantaje emocional y el maltrato; reducir los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual.