18 de marzo de 2016

El Gobierno de La Rioja ha autorizado hoy un gasto de 289.558 euros para contratar la gestión de 8 plazas de atención residencial en una vivienda especializada para personas con esclerosis múltiple y afines en la localidad de Logroño. La portavoz del Ejecutivo regional, Begoña Martínez Arregui, ha resaltado que "uno de los objetivos por los que aprobamos el gasto en estas plazas es para garantizar la autonomía de las personas con esclerosis múltiple, ya que esta vivienda permite una atención personal, integral y especializada".

En concreto, de las 8 plazas objeto de contrato, 7 están destinadas al servicio de atención residencial y 1 al servicio de estancias temporales residenciales, sin perjuicio de que, con el fin de optimizar el servicio y siempre que las plazas de atención residencial permanente no estén ocupadas, estas puedan ser utilizadas con carácter temporal.

Este recurso se sitúa en Logroño porque de toda la población con discapacidad reconocida en La Rioja, 18.084 personas, (5,7% del total de la población riojana), el 55,29% se concentra en Logroño, el 13,92% en Rioja Alta, el 11,36% en Rioja Centro y el 19,43% en Rioja Baja. Asimismo, de las personas discapacitadas, las que presentan una deficiencia física (osteoarticular, neuromuscular o crónica) representan el 54,20%, y Logroño tiene el mayor porcentaje sobre el total de población con esa tipología de discapacidad, en concreto, 5.309 personas. Dentro de las deficiencias físicas, la neuromuscular, en la que se encuadra la esclerosis múltiple, afecta en Logroño a un total de 1.042 personas; 390 en Rioja Baja; 258 en Rioja Centro y 277 en Rioja Alta.

La fecha de inicio del contrato está prevista para el 16 de abril de 2016 y la duración del mismo será de un año, que podrá prorrogarse por otro más por mutuo acuerdo de ambas partes.

Hay que destacar que este recurso supone un apoyo importante para las familias y crea un espacio especializado para personas con discapacidad que ven en este alojamiento una alternativa a su domicilio que cumple con sus necesidades, garantizándoles una atención personal, integral y especializada, y el desarrollo de actividades y programas de socialización, comunicación y formación. Además, permite a las personas usuarias disfrutar de mayor autonomía en su vida diaria.

En definitiva, un recurso dirigido a fomentar el desarrollo personal de las personas con esclerosis múltiple, mejorar su autonomía, participación social y calidad de vida.

Para poder prestar este servicio con las máximas garantías de calidad, deberá contar con un equipo de profesionales compuesto, como mínimo, por un responsable del centro con titulación de grado medio, otra persona también con titulación de grado medio que será el responsable de ajuste personal y social de las personas usuarias y, por ello, de sus programas individuales de intervención; un auxiliar técnico o cuidador por cada cuatro personas usuarias y personal de mantenimiento, limpieza y comida.