15 de abril de 2016

El Consejo de Gobierno ha autorizado hoy un gasto de 300.000 euros para una nueva edición del plan de consumo de frutas y hortalizas en los centros escolares, que realiza la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. Estas ayudas están cofinanciadas al 75% por la Unión Europea, a través del Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA).

La portavoz del Gobierno de La Rioja, Begoña Martínez Arregui, ha afirmado que "este Gobierno quiere promover los hábitos de vida saludable en la sociedad riojana", una promoción que se lleva a cabo a través de diferentes iniciativas, entre las que ha mencionado la práctica deportiva como salud, la concienciación sobre conductas de riesgo y la alimentación sana. Al respecto, ha resaltado que "uno de los públicos más importantes en este objetivo son los riojanos más pequeños".

Este plan regional se dirige a alumnos de Infantil y Primaria de La Rioja y se ha desarrollado, con resultados satisfactorios, en los tres últimos cursos escolares en el marco de la estrategia de promoción de hábitos saludables que comparten la Unión Europea, el Ministerio de Agricultura y las comunidades autónomas.

Con esta iniciativa se pretende inculcar hábitos alimenticios saludables en los niños y reforzar la buena costumbre de comer fruta y verdura, lo que contribuye a prevenir enfermedades como la diabetes y la obesidad.

La convocatoria de participación en el programa, que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial de La Rioja, está abierta a proveedores, distribuidores y promotores de productos agroalimentarios. Este programa resulta también una ocasión oportuna para divulgar el valor de la agricultura, así como la calidad de la producción agroalimentaria en la comunidad autónoma.

En la tercera edición de este programa participan 10.000 escolares de 110 colegios de La Rioja. Los alumnos disfrutan de un almuerzo saludable tres días a la semana, en los que se les reparte una pieza de fruta. Además, esta iniciativa cuenta con la implicación de los profesores y las familias y se complementa con diferentes actividades para que los escolares puedan conocer las propiedades alimenticias y saludables, aprendan recetas sencillas, así como juegos y fichas para familiarizarse con estos productos.