26 de mayo de 2017

Medallas de La Rioja 20170526Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Consejo de Gobierno ha aprobado hoy, a propuesta de su presidente, José Ignacio Ceniceros, los decretos que regulan la concesión de la Medalla de La Rioja al Grupo de Danzas de Logroño y el título de Riojano Ilustre al ciclista Carlos Coloma. Los galardones se entregarán el próximo 9 de junio en San Millán de la Cogolla, en el transcurso del acto institucional del Día de La Rioja.

A la hora de conceder al Grupo de Danzas de Logroño la máxima condecoración que puede otorgar el Gobierno de La Rioja, el Consejo de Gobierno ha tenido en cuenta que "la preservación de nuestra identidad regional se hace más necesaria ante los efectos que la globalización produce en nuestra sociedad y la cultura riojana", por lo que considera que "el esfuerzo en aprovechar las oportunidades de una tierra abierta al mundo debe ser análogo a la defensa y promoción de nuestra riojanidad".

Por ello, el Consejo de Gobierno afirma que el Grupo de Danzas de Logroño, "con su actividad institucional, ha expresado un compromiso permanente con los rasgos y valores del pueblo riojano". "Desde hace décadas, este grupo viene fomentando el diálogo intercultural en La Rioja y la transmisión de nuestras tradiciones a las nuevas generaciones", tal y como se argumenta en el decreto de concesión.

Además, con esta decisión, el Consejo de Gobierno "quiere reconocer a cuantas instituciones y personas exaltan y difunden nuestras señas de identidad. A cuantos se reafirman en su voluntad de hacer perdurar las bases de nuestra sociedad y los orígenes de la convivencia regional".

75º aniversario

Fundado en 1942 por Nieves Sáinz de Aja, el Grupo de Danzas de Logroño alcanza el 75º aniversario de su fundación como uno de los grupos más antiguos del panorama folclórico español. Forma parte de la Federación de Asociaciones de Coros y Danzas de España (FACYDE).

Actualmente y bajo la dirección de José Ángel Bartolomé, el grupo cuenta con más de 120 componentes repartidos en sus tres secciones: adultos, juvenil e infantil.

Pionero en el folclore riojano, el Grupo de Danzas de Logroño ha venido realizando desde sus inicios una ingente tarea de documentación y búsqueda de archivos por todos los pueblos de la región. Un trabajo que le ha permitido confeccionar un amplio repertorio de danzas, jotas y vestuario que han logrado recuperar y exhibir en sus distintas actuaciones.

Por su parte, Carlos Coloma Nicolás ha merecido la distinción de Riojano Ilustre. El Consejo de Gobierno considera que "la voluntad del pueblo riojano dio origen a nuestra vida en comunidad y sigue vigente hoy para afrontar los nuevos retos que tenemos como sociedad. La voluntad nos hace llegar lejos; nos hace ser dueños de nuestro destino" y, por ello, concluye que "este valor es el que mejor define la trayectoria del ciclista riojano: su fuerza de voluntad".

Una fuerza de voluntad "con la que ha afrontado adversidades y ha cosechado éxitos olímpicos". Un fuerza de voluntad "con la que hoy sitúa nuevas metas deportivas que alcanzar".

Asimismo, el Consejo de Gobierno estima que "en su esfuerzo, en su entrega y en su afán de superación nos reconocemos todos los riojanos. Porque son cualidades de nuestro pueblo que él proyecta al mundo en cada competición. En su nombre, también reconocemos la resiliencia de nuestra sociedad y la voluntad como un activo para renovar e impulsar nuestro proyecto de convivencia regional".

Primer olímpico riojano

Carlos Coloma es el primer deportista riojano en lograr una medalla olímpica a título individual, que reviste aún mayor mérito al conseguirla tras una grave lesión en el hombro que casi lo deja fuera de la prueba de ciclismo de montaña en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

A sus 35 años, es un icono de nuestro deporte, pues, aparte de su proeza (la primera medalla para el ciclismo español en 16 años, la segunda para el mountain bike y la número 150 de la historia del olimpismo español), se ha ganado al público por su carisma, simpatía y deportividad.

Además, encarna los valores del deporte, como el esfuerzo, la perseverancia ante las dificultades o el espíritu de superación, y es todo un ejemplo para niños y jóvenes por su nobleza, juego limpio y espíritu solidario.

Nacido en Logroño el 28 de septiembre de 1981, pero vinculado a Albelda de Iregua por lazos familiares, Carlos Coloma empezó a destacar muy pronto en el ciclismo. En 1999, con 18 años, ya era reconocido por el Gobierno de La Rioja como mejor deportista promesa, tras ganar el Campeonato del Mundo junior de bicicleta de montaña. Luego, ha ido forjándose una brillante carrera (medalla de bronce en el Mundial de 2001 y en el Europeo de 2003, 28º en los Juegos de Pekín 2008 y sexto en los de Londres 2012) en la que no todo han sido alegrías. Ha sufrido lesiones y ha tenido grandes periodos de inactividad, pero su labor callada y constante y, sobre todo, su gran fe en sí mismo han contribuido a su gesta, de la que nos sentimos muy orgullosos los riojanos.

Máximas condecoraciones

De acuerdo con la Ley 1/2001, de 16 de marzo, reguladora de los honores, distinciones y protocolo de la comunidad autónoma, la Medalla de La Rioja constituye el grado máximo de condecoraciones que puede otorgar el Gobierno regional para premiar a instituciones que, por sus actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico, literarias, culturales, artísticas, sociales, económicas, docentes, deportivas o de cualquier otra índole, hayan favorecido de modo notable los intereses públicos regionales.

Asimismo, el título de Riojano Ilustre es la más alta distinción personal que puede otorgar el Gobierno de La Rioja a quien, gozando de la condición de riojano según el Estatuto de Autonomía de La Rioja, haya destacado por sus méritos relevantes, por su trabajo y/o aportaciones culturales, científicas, sociales, políticas o económicas en beneficio de la comunidad.

Desde 1985 hasta hoy, el Gobierno de La Rioja ha concedido 51 medallas de La Rioja, 17 distinciones de Riojano Ilustre, una de Riojano de Honor y 47 insignias de La Rioja.

En total, durante estos 33 años, el Gobierno ha otorgado 116 honores y distinciones como reconocimiento público a las instituciones y personas que se han destacado por su servicio a la sociedad riojana desde cualquier ámbito de la actividad.