21 de diciembre de 2016

El Gobierno de La Rioja, a través de la Consejería de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, colabora con los Ayuntamientos de Logroño y Calahorra para llevar a cabo un programa de lucha contra la pobreza infantil. "La atención a la infancia es un compromiso firme y decidido del Gobierno de La Rioja y es nuestra responsabilidad proteger el desarrollo integral de la infancia y reconocer a los niños como sujetos de derecho" ha señalado Escobar.

En concreto, el Ejecutivo regional ha firmado sendos convenios de colaboración con ambos municipios en virtud de los cuales concede 75.000 euros al Ayuntamiento de Logroño y 25.000 al ayuntamiento de Calahorra para poner en marcha este programa de ayudas de emergencia social, destinadas a atender situaciones de urgente y grave necesidad, con el fin de prevenir, evitar y paliar situaciones de exclusión social.

Se trata de un programa que responde tanto a la recomendación de la Comisión Europea de 20 de febrero de 2013 sobre la necesidad de invertir en la infancia, como al Plan Nacional para la Inclusión Social 2013-2016, que tiene como uno de sus retos luchar contra la pobreza infantil, y la mejora de la protección social y económica de las familias, especialmente de las que presentan situaciones de especial necesidad, definidos en el Plan Integral de Apoyo a la Familia 2015-2017.

Este programa se dirige, por tanto, a familias o unidades de convivencia en situación de privación material severa y con menores a su cargo e implica las siguientes actuaciones:

  • Detección de estas familias con menores de 18 años a su cargo.
  • Trabajo social, seguimiento y evaluación del proyecto de intervención.
  • Apoyo económico, mediante ayudas de emergencia social que les permita superar una situación eventual o complementen otro tipo de actuaciones.

Por su parte, tanto el Ayuntamiento de Logroño como el de Calahorra se compromete a conceder las ayudas económicas a las que se refiere el convenio y a gestionar los proyectos de intervención concretos.

Los servicios sociales de base, son quienes se encargan de detectar las situaciones de emergencia a las que se dirigen estas ayudas. De hecho, los servicios sociales de primer nivel trabajan para evitar la aparición de problemáticas o necesidades sociales. Detectan, analizan y diagnostican situaciones de riesgo, de necesidad social y de dependencia. Informan, orientan y asesoran a la población sobre los recursos de protección social y su derecho a utilizarlos. Realizan actuaciones psicosociales de apoyo a la estructura y dinámica familiar e intervienen sobre los factores que provocan situaciones de riesgo. Facilitan apoyo a las familias mediante cuidados de tipo doméstico y técnico, así como alternativas de convivencia cuando existen situaciones de deterioro físico, psíquico, afectivo o socioeconómico que impiden el desarrollo personal o familiar; y gestionan las ayudas de emergencia social.

Por otro lado, hay que recordar que el Gobierno de La Rioja ha elaborado una nueva ley de Renta de Ciudadanía que ya está en el Parlamento para su debate y aprobación. La renta, que integra y sustituye las actuales ayudas de inserción de nuestra comunidad (IMI, AIS y complemento de lucha contra la pobreza infantil) garantiza las necesidades básicas de las personas en situación o riesgo de exclusión, al tiempo que establece vías de incorporación de los perceptores al mercado laboral, a través de la coordinación con el sistema de empleo de La Rioja.

Por último, se está trabajando en el IV Plan Integral de Infancia que, previsiblemente verá la luz en junio del próximo año. El Gobierno de La Rioja contará con la Cátedra Unesco de la Universidad de La Rioja en el proceso de elaboración del Plan, un proceso basado en la participación y las aportaciones de las entidades del Tercer Sector. Un Plan de Infancia que tiene que estar en total consonancia y se debe trabajar de forma paralela al Plan de Familia.