20 de marzo de 2017

Reunión activista siriaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl director general de Acción Exterior, Giorgio Cerina, ha mantenido esta mañana un encuentro con la activista siria Noura Ghazi, quien se encuentra en La Rioja para participar en la campaña #JusticiaparaSiria que organiza Amnistía Internacional en La Rioja. En concreto, ofrecerá esta tarde, a las 19.30 horas, una conferencia en el Ateneo de La Rioja. En la reunión ha tomado parte, además, el coordinador de Amnistía Internacional en La Rioja, Gregorio Martín.

Cerina ha trasladado a Noura Ghazi "la sensibilización y preocupación del Gobierno de La Rioja con la situación que padecen miles de personas víctimas del conflicto sirio". Al respecto, se ha referido al Plan de Respuesta a la Emergencia en Siria. Un proyecto impulsado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y varias comunidades autónomas, entre ellas, La Rioja, que componen el Fondo de Ayuda Humanitaria.

El Plan, al que se destinaron 500.000 euros el año pasado a través del citado Fondo, es un documento estratégico en el que se recogen las principales necesidades humanitarias detectadas y las líneas de intervención dirigidas a su cobertura, así como el presupuesto necesario para abordarlas. La ayuda destinada el año pasado se dedicó a incidir en la seguridad alimentaria de las cerca de 480.000 personas que viven desplazadas en nueve campos de refugiados gestionados por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA).

Defensora de los derechos humanos

Noura Ghazi (Damasco, Siria, 1981) es una abogada activista defensora de los derechos humanos, integrante de la ‘Iniciativa Mujeres Sirias por la Paz y la Democracia’ (organización respaldada por ONU Mujeres), que promueve la plena integración y participación de las mujeres en los procesos de paz.

Está especializada en Derechos Humanos, en concreto, en la defensa de personas detenidas de forma arbitraria y de presos de conciencia en Siria. Un problema que ha padecido en primera persona; primero, cuando siendo niña apresaron a su padre; y ya de adulta, con la detención y encarcelamiento de su marido, el ingeniero sirio palestino Bassel Khartabil, con quien perdió contacto tras ser atacada la prisión de Adra, donde permanecía prisionero.