24 de julio de 2017

Alfonso Domínguez y Francisco Rojas 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, ha presentado esta mañana el informe elaborado por la agencia de calificación Fitch, que analiza la situación económica de La Rioja, "en el que destaca que La Rioja es una región económicamente fuerte, preparada para hacer frente al reto demográfico".

Como ha explicado el consejero, en este estudio Fitch analiza, en un primer momento, la situación demográfica de la región. En concreto, destaca que en el periodo 2012-2016, la población riojana ha descendido un 2,4%, debido fundamentalmente al descenso del colectivo de inmigrantes, que a consecuencia de la crisis han abandonado la región. Según Fitch, esta tendencia se mantendrá en la próxima década y estima que en el periodo 2016-2026, la población riojana descenderá un 5,1%.

Asimismo, pone de manifiesto por un lado, el envejecimiento de la población riojana, ya que en 2016, el 20,1% de la población tenía más de 65 años (18,6% en España) y el 3,7% más de 85; y por otro, la distribución desigual de la población, ya que el 62% está concentrada en el entorno metropolitano de Logroño y 145 de sus 174 municipios cuentan con menos de 1.000 habitantes.

Alfonso Domínguez ha explicado que "Fitch alerta de la repercusión que estos fenómenos pueden tener en el gasto social y sanitario de la región". En concreto, la agencia destaca que el presupuesto del Servicio Riojano de Salud se ha ampliado a 270 millones de euros en 2017 y representa el 19% del presupuesto total de la región. Además, el gasto social ha crecido hasta los 152 millones este año, un 3,3% más que en 2016, y supone el 10% del presupuesto de La Rioja.

Sin embargo, ha continuado el consejero, "el informe confirma que La Rioja está preparada para hacer frente al reto demográfico y a la repercusión que pueda tener sobre el gasto de la Comunidad gracias a la fortaleza del modelo económico y a la consolidación de la recuperación económica".

En este sentido, ha explicado que "según Fitch los ingresos no financieros están íntimamente relacionados con la actividad económica regional, de modo que a más actividad, mayores ingresos con los que hacer frente a este reto". Además -ha continuado- "esto repercute también en las entregas a cuenta que recibimos del Estado y que representan el 85% de los ingresos no financieros".

Aun así, Alfonso Domínguez ha asegurado que ante el reto demográfico "necesitamos más recursos y, para ello, es preciso no solo una política económica que genere empleo, sino también un nuevo sistema de financiación autonómica".

La Rioja, una región económicamente fuerte

El informe de Fitch destaca que "La Rioja es una región pequeña pero económicamente fuerte". En concreto, subraya el peso del sector Servicios en nuestra economía (53,4% del PIB) y la fortaleza del sector industrial y agrícola, que representan el 26% y 6% del PIB regional, respectivamente; mientras que en España suponen el 16% y el 2,3%.

Asimismo, hace especial hincapié en el buen comportamiento del turismo que se evidencia en el incremento del número de pernoctaciones en un 38,4% y de turistas en un 35%, en el periodo 2008-2016; así como en la importancia del sector del calzado en la región, que está formado 136 empresas y emplea al 2,3% de los trabajadores.

Por otro lado, Fitch destaca el tamaño de la industria vinícola, formada por 826 bodegas que emplean a 6.234 trabajadores y cuyas ventas representan el 40% de las ventas de vino de calidad en España.

La agencia también destaca que, desde 1995, el PIB per cápita de La Rioja se mantiene entre los más altos del país y en 2016 se situó un 7,2% por encima de la media nacional.

En cuanto a la evolución del PIB, Fitch considera que la economía riojana seguirá creciendo en torno al 2,8% en 2017 y el 2,3% en 2018 y señala que el mercado de trabajo de La Rioja muestra características más fuertes que la media nacional, lo que le ha permitido ampliar su diferencial con España, de modo que si en 2010 la tasa de empleo de La Rioja era 3,1 puntos superior a la media, en 2016 esa diferencia era de 3,6 puntos.