1 de agosto de 2016

Empleo OPEASEl consejero de Educación, Formación y Empleo, Abel Bayo, ha presentado esta mañana dos líneas de ayudas promovidas por el Gobierno de La Rioja para mejorar le empleabilidad de los riojanos, especialmente parados de larga duración, mayores de 45 años, jóvenes y personas con discapacidad.

Se trata de la convocatoria de subvenciones para financiar acciones de orientación profesional para el empleo y asistencia en el autoempleo, conocidas como OPEAS, y la de subvenciones para financiar la contratación indefinida de los trabajadores de las unidades de apoyo en los centros especiales de empleo.

La primera de ellas está dotada con 500.000 euros y se dirige a aquellas entidades sin ánimo de lucro y corporaciones locales que realicen acciones de orientación para el empleo y para el autoempleo que puedan incrementar las oportunidades laborales de los trabajadores desempleados.

Abel Bayo ha explicado que el Gobierno de La Rioja espera poder financiar en esta convocatoria hasta siete proyectos de orientación laboral que, repartidos por toda la comunidad, ayudarán a unos 2.700 demandantes de empleo a encontrar un trabajo.

"La orientación laboral les ayuda a identificar sus fortalezas, a mejorar su cualificación para adaptar sus competencias a las exigencias del mercado de laboral, les acompaña en el proceso de búsqueda de empleo e incluso les ayuda a mantenerse motivados en esa tarea, a veces tan difícil, de encontrar un trabajo", ha resaltado Abel Bayo. Una atención individualizada que incluye la elaboración y el seguimiento de un itinerario personal para incrementar sus oportunidades profesionales.

El consejero también ha prestado especial importancia a la financiación varios proyectos integrales de empleo, en los que 140 personas recibirán tanto orientación, como formación y mediación para que logren un empleo. De hecho, participarán en acciones de formación para obtener un carnet profesional, con un mínimo de 40 horas, y acciones de intermediación que contemplen prospección a empresas y prácticas no laborables, estas últimas con una duración mínima de 40 horas.

Las subvenciones podrán destinarse a cubrir los costes laborales derivados de la prestación de este servicio, tanto en personal técnico como de apoyo; a la publicación y distribución de folletos informativos o material didáctico; al arrendamiento de las oficinas, adquisición de equipos informáticos, material de oficina o incluso suministros de energía y telecomunicaciones.

Subvenciones para los centros especiales de empleo

Por su parte, la convocatoria destinada a los centros especiales de empleo está dotada con 150.000 euros encaminados a financiar los costes laborales y de seguridad social derivados de la contratación de su personal de apoyo a la actividad profesional.

Bayo ha explicado que su papel es fundamental a la hora de garantizar la plena incorporación del trabajador con discapacidad a su puesto, ya que les ayudan a superar barreras, obstáculos o dificultades, a mejorar la permanencia en el puesto y a progresar en el mismo, labor que desarrollan tanto en el entorno laboral del discapacitado como en el familiar.

En la actualidad, ya se encuentran inscritos en el Registro de Centros Especiales de Empleo de la Comunidad Autónoma de La Rioja un total de 34 centros que emplean a un total de 845 trabajadores, de los cuales 758 tienen discapacidad y 87 actúan como personal de apoyo.

Se dedican a actividades económicas diversas, como fabricación de alpargatas, encuadernación, reparto de correspondencia, reciclado de papel, conserva de encurtidos, confección de textiles, limpieza y jardinería, o servicios de automoción, entre otros.