30 de septiembre de 2016

MARCAJE alimochesTras los buenos resultados del proyecto de colaboración que iniciaron en 2012, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja y la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife) para profundizar en el estudio de las aves migratorias, y que ha permitido obtener información muy valiosa sobre la cigüeña blanca y el aguilucho cenizo, la administración medioambiental riojana ha decidido colaborar de nuevo con esta organización y seguir avanzando en el estudio de algunas de nuestras aves más emblemáticas o amenazadas.

En esta ocasión, la Dirección General de Medio Natural ha querido aprovechar su participación en el programa Migra para profundizar en el estudio del alimoche común, una rapaz catalogada como ‘Vulnerable’ a nivel nacional (cuenta con 1.500 parejas reproductoras), por lo que es fundamental conocer con todo detalle su ciclo vital, y determinar qué hábitats utiliza a lo largo de todo el año para poder conservarla en el futuro.

Solo 18 parejas en La Rioja

En La Rioja, en la actualidad, no quedan más de 18 parejas y su situación es preocupante. A finales de 2014, el Gobierno de La Rioja aprobó el Plan de Conservación de la Especie que contempla entre las acciones de investigación y seguimiento, y para mejorar el conocimiento sobre el uso del espacio que realizan y sus zonas de alimentación, el marcaje GPS de hasta dos ejemplares.

En este contexto, la pasada primavera Agentes Forestales del Gobierno de La Rioja y técnicos de SEO/BirdLife, procedieron al marcaje de dos pollos de alimoche común, bautizados como ‘Quel’ y ‘Brieva’, en honor al lugar donde nacieron y fueron marcados.

Para su marcaje se ha empleado la más moderna y puntera tecnología en seguimiento remoto de aves: los emisores data-logger GPS-GSM, unos innovadores dispositivos que permiten recoger coordenadas GPS cada pocos minutos, y enviarlas utilizando las redes de telefonía móvil. Así, podemos conocer con toda exactitud dónde está cada alimoche cada cinco minutos y trazar con una exactitud impensable hace pocos años sus movimientos y uso del territorio.

14 kilómetros en 20 minutos

Gracias a los dispositivos que llevan en la espalda, a modo de mochila, esta tecnología ya hemos podido saber que los dos alimoches comenzaron su migración a principios de septiembre. En cinco días llegaron hasta el estrecho de Gibraltar a 800 km de sus nidos, y cruzaron hasta África el 10 y el 14 de septiembre respectivamente.

El GPS también ha dejado constancia de que volaron durante 20-25 minutos para cubrir el trayecto de mar abierto que separa los continentes europeo y africano; 14 kilómetros que suponen todo un reto para las aves migratorias planeadoras. Una persona necesitaría más del doble de tiempo para realizar el mismo trayecto: el ferry entre Algeciras y Ceuta tarda cerca de una hora.

Ahora mismo los dos alimoches están en pleno cruce del desierto a 2.500 km de La Rioja, camino del Sahel africano, donde pasarán el invierno. Un impresionante viaje que podemos conocer casi minuto a minuto, gracias a la información que nos están proporcionando estos dos infatigables viajeros.

El alimoche común es una rapaz carroñera de mediano tamaño, fácilmente reconocible por ser los adultos de color predominantemente blanco, con la cara sin plumas y de un llamativo amarillo, mientras que los jóvenes son pardo oscuro con la cara de color gris azulado.

Más información: www.migraciondeaves.org