4 de septiembre de 2017

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja ha concedido 16.377 euros en subvenciones para el mantenimiento de 165 nidos de cigüeña común en edificaciones de La Rioja. Estas ayudas han beneficiado a entidades religiosas, comunidades de vecinos y particulares, propietarias de los edificios sobre los que se asientan los nidos de estos animales.

La Consejería ha otorgado un total de 8 ayudas para la conservación de estos nidos, cuya cuantía oscila entre los 150 y los 13.242 euros. La subvención más elevada tiene como destinataria a la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, que cuenta con 142 nidos de cigüeñas en las torres y cubiertas de 24 iglesias de su propiedad. La Iglesia de San Miguel de Alfaro es la que cuenta con una colonia más numerosa y recibirá algo más de 6.000 euros para el mantenimiento de 94 nidos; le sigue la parroquia de San Esteban de Murillo de Río Leza con una colonia de 16 nidos.

Junto a la citada Diócesis, recibirán ayudas la parroquia de Santa María de Tudelilla, la de Ntra. Sra. De la Asunción de Briones, la de San Miguel Arcángel de Rincón de Soto, la Parroquia de San Adrián de Autol y la de Santo Tomás Apóstol de Arnedo, además de una comunidad de propietarios de Haro y un particular de Alfaro.

El objetivo de esta convocatoria de ayudas es mejorar la conservación de la cigüeña blanca, que se encuentra protegida por la normativa europea, mediante la financiación del mantenimiento para asegurar la estabilidad de los nidos y la compensación económica a los propietarios de los inmuebles por los perjuicios que pueda ocasionarle la presencia de una colonia de esta especie.

Para tener derecho a acogerse a esta orden de subvenciones públicas, los nidos deben estar ocupados por cigüeñas en el momento en que se realice la comprobación y no haber sido objeto de retirada en la temporada anterior.

La cuantía de las ayudas varía según el número de nidos que compongan la colonia reproductora y es de un máximo de 150 euros por nido en el caso de los cinco primeros nidos; de 75 cuando existan entre seis y veinte; y de 40 cuando haya más de 21. Estas cantidades se incrementan en un 20 por ciento en el supuesto de que los nidos se encuentren ubicados en edificios que hayan sido declarados bienes de interés cultural.

Desde la puesta en marcha de esta línea de ayudas en 1994 se han podido proteger cerca de 4.200 nidos de cigüeña común en toda la región.