21 de marzo de 2016

Punto Encuentro 1El consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar, ha incidido esta mañana en el compromiso del Gobierno riojano con el fortalecimiento de la familia "ya estamos trabajando en el Plan Integral de Apoyo a la Familia y, sin duda, uno de los objetivos de la política de familia del Gobierno riojano es la protección de los menores".

Estas declaraciones las ha realizado en la inauguración de la jornada Dos casas, una familia organizada por el Gobierno de La Rioja, la Universidad de Deusto y Aprome en las que han intervenido la responsable de los Puntos de Encuentros Familiar de Logroño y Calahorra, Laura Zárate y la doctoras y profesoras de Psicología de la Universidad de Deusto, Ana Martínez-Pampliega y Laura Merino.

Escobar ha destacado que "es necesario que los operadores jurídicos y los profesionales que trabajan en los Puntos de Encuentro mantengan un contacto y una coordinación fluida para mejorar la intervención con las familias usuarias de este servicio". Además, en esta jornada se ha presentado un nuevo programa que redundará en una atención de mayor calidad, Dos casas, una familia.

Durante la jornada se ha abordado las problemáticas en el cumplimiento de los regímenes de visitas, el diagnóstico de los regímenes de visita supervisados y/o tutelados como medio de relación entre padres e hijos, una manera de preservar el vínculo o un recurso puntual y transitorio para una normalización en la relación y dar a conocer los recursos y alternativas de que dispone el Punto de Encuentro Familiar.

"El Ejecutivo riojano siempre velará por proteger las relaciones familiares, con carácter preventivo y reparador, para evitar posible crisis familiares y, en caso de que ocurran, reducir el daño que pudieran producir a los miembros de la familia porque el cuidado de estos menores es y seguirá siento una de nuestras prioridades, en este sentido, los Puntos de Encuentro familiar cumplen un papel fundamental" ha subrayado Escobar.

Hay que recordar que el Punto de Encuentro Familiar es un servicio que presta el Gobierno de La Rioja y se concibe como un lugar neutral, imparcial y de carácter subsidiario que hace posible el cumplimiento del derecho fundamental del menor a mantener la relación con sus familiares, donde se realizarán las visitas tuteladas o entregadas y recogidas del menor con su progenitor/a no custodio con el fin de que las desavenencias o incumplimientos en el aspecto del régimen de visitas no perjudiquen el desarrollo evolutivo del menor, favoreciendo y garantizando la seguridad y el bienestar de éste, así como del padre o madre vulnerable.

Tiene como objeto final lograr la reducción del conflicto familiar generado por el régimen de visitas para que, una vez alcanzados los acuerdos funcionales necesarios, los interesados puedan desvincularse del servicio y realizar las entregas y recogidas de forma responsable y pacífica.

Este servicio garantiza en situaciones de crisis que las visitas familiares de los menores se realicen con seguridad y dentro de parámetros de normalidad que favorezcan el adecuado desarrollo del menor. En todo el proceso primará el interés de los menores. El acceso al servicio se produce siempre por pronunciamiento judicial explícito, el cual establece el régimen de visitas.

En estos momentos se encuentran en funcionamiento dos Puntos de Encuentro Familiar, ubicados en las localidades de Logroño y Calahorra, y que atienden a todos los usuarios que son derivados por los Juzgados de las tres Demarcaciones Judiciales de Logroño, Haro y Calahorra. El servicio prestado en La Rioja se completa con la atención que presta el Punto de Encuentro Familiar de Miranda de Ebro a los casos derivados de los juzgados del partido judicial de Haro, en virtud del acuerdo alcanzado por el Gobierno de La Rioja con la Junta de Castilla y León.

El Punto de Encuentro Familiar cuenta, actualmente, con un equipo interdisciplinar: 4 trabajadoras sociales, 2 psicólogas, una responsable que es la coordinadora del servicio y es licenciada en derecho y una abogada que actúa como asesora jurídica.

Balance de actividad Puntos de Encuentro

Desde que comenzó a ofrecerse este servicio en 2002 y hasta enero de 2016, se ha intervenido con un total de 2.584 usuarios directos, de los cuales 1.000 son menores. Se han realizado unas 77.277 intervenciones, entre intercambios, visitas tuteladas y acompañamientos en salida; se han mantenido más de 8.691 entrevistas con los usuarios y se han llegado a 1.825 acuerdos.

Hay que destacar que los Puntos de Encuentro ofrecen el proyecto Escuela de Padres, que se puso en marcha en 2006, y desde entonces se han llevado a cabo 14 actividades a las que han asistido 117 usuarios, siendo la evaluación general muy satisfactoria. La Escuela de Padres favorece el desarrollo integral de los niños mediante el desarrollo integral de sus padres, así como la mejora de las capacidades educativas de los padres y madres en situación de divorcio y/o separación.

Por último, en septiembre de 2015 se puso en marcha el Programa de Mediación que ofrece un espacio de comunicación, en el cual se facilita la posibilidad de que sean los miembros de la familia quienes, con ayuda del mediador, valoren sus propias necesidades y busquen alternativas de resolución satisfactorias para todas las partes. El hecho de que sean los propios padres los que elaboran esas alternativas predice una menor necesidad de intervención judicial en la vida familiar presente y futura. Hasta el momento se ha intervenido con 29 usuarios.

Programa Dos casas una familia

El objetivo del programa es evaluar e intervenir con familias en situaciones adversas, intentando comprender los mecanismos que generan las dificultades en los miembros de la familia y contribuyendo al desarrollo de instrumentos de evaluación y programas de intervención.

De forma más específica, los objetivos son:

• Prevenir, a través del estudio, situaciones de riesgo en la familia.

• Abordar situaciones de crisis o problemáticas crónicas que impidan un adecuado funcionamiento familiar.

• Favorecer el desarrollo de investigaciones dirigidas al diagnóstico e intervención con colectivos desfavorecidos.

• Desarrollar y validar instrumentos de evaluación.

• Diseñar programas de intervención aplicables a contextos comunitarios y evaluar programas actualmente en desarrollo.

• Desarrollar encuentros e intercambios con profesionales de otras asociaciones o instituciones, a nivel nacional e internacional.