12 de enero de 2018

Visita travesía del barrio de las bodegas en Medrano 03Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha visitado esta mañana en Medrano la travesía de la LR-539 una vez finalizadas las obras de mejora que se han llevado a cabo para facilitar el acceso de los vecinos al barrio de las bodegas. Se trata de una carretera situada al norte del municipio, en el denominado Cerro de las Bodegas, donde se localizan antiguos calados y bodegas y ofrece unas privilegiadas vistas de paisaje.

En la visita, José Ignacio Ceniceros ha estado acompañado por el consejero de Fomento y Política Local, Carlos Cuevas, y por el alcalde de Medrano, Jesús Manuel Pérez, además de responsables del proyecto y de la empresa adjudicataria que ha ejecutado las obras.

El presidente del Gobierno de La Rioja ha señalado que con estas obras "culmina una actuación muy importante para Medrano, que conecta de manera segura con su barrio de las bodegas, una zona de paseo habitual para los medraneros, y de acceso a fincas",

Por otra parte, ha señalado que el Ejecutivo riojano también apoyó, mediante planes y convenios de Política Local, las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Medrano para mejorar el abastecimiento y el saneamiento de agua en el barrio de las bodegas, ejecutadas entre 2001 y 2012 con una importante inversión.

Por último, José Ignacio Ceniceros ha recordado que el objetivo del Ejecutivo riojano es "mejorar las infraestructuras de nuestros pueblos" y ha destacado que en Medrano "ahora toca acabar el nuevo colegio de la localidad que supone una inversión total de unos 600.000 euros".

Mejora de la travesía

Los trabajos han afectado a un tramo de 460 metros de longitud y suponen la segunda fase de la realizada en 2013, cuando se completó la urbanización del tramo comprendido de la LR-444 entre el casco urbano y el inicio del barrio de las bodegas, que supuso una inversión de 241.822 euros.

En esta ocasión, las obras han sido ejecutadas por la Empresa Riojana de Asfaltos, han supuesto un desembolso de 191.560 euros y se han desarrollado a lo largo de dos meses.

La actuación ha incluido el refuerzo del firme de la calzada para incrementar la seguridad vial, con una anchura de 5 metros; la construcción de aceras para dar mayor seguridad a los peatones; la mejora del drenaje y la recogida de aguas pluviales con la instalación de sumideros y nuevos colectores, con sus correspondientes pozos de registro; y el acondicionamiento de una zona de aparcamiento.

Además, se han instalado nuevas canalizaciones para el alumbrado público exterior y dos reductores de velocidad y se ha colocado una barandilla de madera para proteger a los peatones.