1 de junio de 2017

El presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, ha manifestado hoy que está a favor de que "sean los tribunales ordinarios los competentes para juzgar a los políticos" y ha recordado que el acuerdo de investidura firmado con Ciudadanos incluye impulsar la reforma del Estatuto de Autonomía y suprimir los aforamientos de todos los cargos públicos a nivel autonómico.

"En su mano, y en la de los diputados que integran la ponencia para la reforma del Estatuto, está apremiar éste y otros cambios para que nuestro Estatuto se ajuste a la transformación que se ha producido en la sociedad riojana y a las demandas de la ciudadanía", ha afirmado José Ignacio Ceniceros, que ha realizado estas declaraciones durante su intervención en el Pleno del Parlamento para responder a una pregunta del Grupo Ciudadanos.

No obstante, ha indicado que los políticos solo representan el 12% de los aforados en nuestro país, un porcentaje muy inferior al de las fuerzas y cuerpos de seguridad; los miembros de la carrera judicial y fiscal, los integrantes del Tribunal de Cuentas, del Consejo de Estado o los defensores del Pueblo.

El presidente del Ejecutivo riojano ha considerado que "hablar de privilegios es inflar la realidad y desmerecer la labor de decenas de personas que dedican su tiempo y su energía a una actividad pública, que ha sido respaldada por los ciudadanos y que conlleva obligaciones y ninguna bula". En su opinión, "el único privilegio" es formar parte de las instituciones y poder servir a los ciudadanos.

En este sentido, ha destacado el compromiso del Gobierno de La Rioja "por asumir un código ético de buen gobierno que pide actuar con transparencia. Que impide cualquier conducta contraria a la dedicación al servicio público. Que exige un criterio ajeno al interés particular. Que asegura diligencia y calidad. Que obliga a una conducta digna y a asumir la responsabilidad de las decisiones y actuaciones propias, y de los organismos que se dirigen".

Por último, ha reiterado la apuesta decidida del Ejecutivo riojano por la "transparencia, la responsabilidad y rendición de cuentas" para que las instituciones sean "sólidas y eficaces y quienes ostentan el honor de dirigirlas actúen con lealtad y honestidad".