8 de agosto de 2016

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha resaltado hoy la figura del catedrático riojano Gustavo Bueno, fallecido ayer domingo en Asturias a los 91 años de edad, como "uno de los mejores embajadores de La Rioja y un orgullo para todos los riojanos".

"Aunque desde joven se afincó en Asturias, siempre se sintió riojano y así lo dejaba patente allá donde estuviera", participando de la vida social, cultural e intelectual de la comunidad siempre que tuvo ocasión, ha subrayado el presidente del Ejecutivo riojano en su visita a la capilla ardiente del desaparecido filósofo, instalada en el Ayuntamiento de Santo Domingo de la Calzada, localidad natal del pensador y a la que permanecía muy unido.

Asimismo, ha recordado que "en 1991 fue reconocido con la Medalla de La Rioja y seis años más tarde, en 1997, su pueblo le nombró ‘Hijo Predilecto’. "Son pequeños gestos para reconocer a un grande, que nunca morirá, porque su obra, sus reflexiones, sus pensamientos… quedarán para siempre", ha destacado.

"El fallecimiento de Gustavo Bueno supone una importante pérdida para la cultura de este país", ha remarcado.