30 de diciembre de 2016

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha expresado hoy su pesar por el fallecimiento del enólogo y empresario vitivinícola Pedro Vivanco Paracuellos, a los 70 años de edad, y ha trasladado sus condolencias a la familia y al mundo del vino, que "con Vivanco pierde un referente de buen hacer y de amor a la tierra y un ejemplo de generosidad con el inmenso legado cultural que nos deja".

Ceniceros ha recordado a Vivanco, Riojano Ilustre (2005) y Medalla de Oro al Mérito del Trabajo (2014), como "un trabajador infatigable que contribuyó enormemente a la proyección nacional y, sobre todo, internacional de nuestra comunidad autónoma con la puesta en marcha del Museo de la Cultura del Vino Vivanco, en Briones, premiado y reconocido mundialmente como el mejor exponente del mundo en relación al vino y su cultura".

Natural de Logroño, Pedro Vivanco nació en 1946 en el seno de una modesta familia bodeguera. Su continuo trabajo en el mundo del vino le llevó a formarse en la Escuela de Capataces, Bodegueros y Viticultores de Requena (Valencia), donde se licenció como número 1 de su promoción. Allí comenzó a coleccionar libros sobre vino, germen del futuro centro de documentación del vino Vivanco, así como herramientas, máquinas de bodega, antiguas prensas y bombas, que serían, a su vez, el origen del futuro Museo de la Cultura del Vino Vivanco, inaugurado por el Rey don Juan Carlos en junio de 2004.

Así comenzó su sueño y máxima de vida de "devolver al vino todo lo que el vino nos ha dado", que se hizo realidad en 2004, con la finalización de las Bodegas Dinastía Vivanco y el Museo de la Cultura del Vino, regentado por la Fundación Dinastía Vivanco para la Investigación y Divulgación de la Cultura e Historia del Vino.

Pedro Vivanco tiene dos hijos: Santiago y Rafael, cuarta generación de esta familia bodeguera y que han asumido la responsabilidad de desarrollar los proyectos de futuro de la familia.