20 de junio de 2017

Diálogo Social 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha asegurado esta mañana que el Plan de Desarrollo Industrial es un "instrumento fundamental para orientar nuestra política económica", que ha sido elaborado en consenso por la Administración, los empresarios y sindicatos más representativos, que forman el Consejo Riojano del Diálogo Social.

En este sentido, ha puesto de manifiesto "la vigencia del diálogo social en La Rioja" con el objetivo de definir un modelo industrial "orientado al progreso económico y social" de La Rioja.

El Plan de Desarrollo Industrial de la Rioja contará con un presupuesto durante sus cuatro años de vigencia de 140 millones de euros y entre sus objetivos destacan, como ha manifestado José Ignacio Ceniceros, aumentar la dimensión de las empresas, potenciar la capacidad emprendedora y la innovación y asentar una cultura permanente de internacionalización.

Por su parte, la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca, ha indicado que el Plan persigue desarrollar, fortalecer y consolidar el sector industrial para conseguir mayores tasas de crecimiento y crear más y mejor empleo. Por ello, el plan contempla las políticas, ejes de crecimiento, vías de industrialización y acciones concretas sobre las que ha de basarse el desarrollo industrial.

Además, ha señalado que, como novedad, cada una de las acciones establecidas en el Plan "tiene un indicador" que permitirá medir y saber cómo evoluciona, lo que permitirá "reconducir en un momento determinado la situación".

El representante de UGT, Jesús Izquierdo, ha agradecido al Gobierno "la posibilidad de participar en este proceso de diálogo abierto" y ha destacado que el plan "hace apuestas específicas" por sectores estratégicos de La Rioja, como son el calzado, caucho y plásticos, alimentación, metal-mecánico y madera. "Creemos que son sectores por los que hay que apostar en el futuro y que requerirán la atención de los agentes sociales y sindicales y de la Administración con los recursos necesarios", ha declarado.

Para CCOO, según ha indicado su secretario general, Jorge Ruano, la aprobación del Plan es un paso "importante" porque llevan más de 10 años reivindicando "una verdadera política industrial" en La Rioja que ayude a competir con las comunidades autónomas vecinas. "Consolidar nuestra base industrial, propiciar el crecimiento de tamaño de nuestras empresas y una mayor participación de los trabajadores en la política industrial y de desarrollo de las propias empresas" son los objetivos que ha querido destacar más destacar Jorge Ruano.

Por último, el presidente de la Federación de Empresarios, Jaime García-Calzada, ha resaltado que es "un plan que nace del consenso general de todos" y que persigue que La Rioja "crezca industrialmente". "En La Rioja tenemos un sector industrial potente, pero tenemos que potenciarlo, consolidarlo y que vaya aumentando cada vez más y no solamente en sectores estratégicos sino en otros que tenemos que potenciar con la idea del crecimiento y la creación de empleo", ha manifestado.

El Plan de Desarrollo Industrial 2017-2020

El Plan, aprobado hoy por el Consejo Riojano del Diálogo Social, incluye un análisis del contexto económico de La Rioja, unos principios y objetivos; un análisis de los ejes sectoriales de crecimiento y las actividades industriales de alto rendimiento en Europa, España y La Rioja, y sus comparativas.

En este sentido, indica que la industria es la segunda fuerza económica de La Rioja, tras el sector servicios. Su contribución al VAB regional alcanzó el 28,8% del total en 2016, once puntos por encima de la media nacional, y prácticamente, uno de cada cuatro trabajadores se ocupa en la industria (24,8% frente al 13,9% de España).

Los sectores de alta especialización en la industria de La Rioja son metal-mecánico; calzado, caucho y plástico, alimentación; y madera. Estos sectores tienen que encontrar las actividades de alto valor añadido que los haga más competitivos en el mercado, cada vez más complejo y globalizado. Además, como otros sectores en vías de crecimiento europeo, se situarían los sectores Químico; Material eléctrico y el sector de Fabricación de bienes de equipo.

El Plan incluye un mapa de desarrollo industrial de La Rioja, en el que se sitúan los 12 grandes sectores de la industria riojana en función de su peso relativo sobre el conjunto del VAB regional: Alimentación, bebidas y tabaco; Industrias extractivas, de energía, agua y residuos; Textil de confección y calzado; Madera y corcho; Química y farmacéutica; Caucho y materias plásticas; Productos minerales no metálicos; Metal mecánico; Material eléctrico, electrónico y óptico; Fabricación de equipo mecánico; Material de transporte; Industria manufacturera y de instalación y reparación.

Sus principios son:

- Búsqueda de resultados a corto y medio plazo que puedan ser medidos y evaluados en términos de inversión, innovación, internacionalización y generación de empleo.

- Especialización inteligente, lo que implica focalizar preferentemente los recursos públicos hacia sectores y actividades incluidas en la RIS 3.

- Fortalecimiento de la cadena de valor superando la visión sectorial.

- Programas y soluciones particularizadas para cada segmento empresarial.

- Enfoque colaborativo tanto entre instituciones (Administración, agentes sociales y empresariales) como público privada.

- Orientación a las personas, tanto en términos de capacidades directivas como del conjunto de trabajadores en tanto que constituyen un activo fundamental de las empresas.

Los ejes del plan y sus políticas de desarrollo

Las políticas de desarrollo industrial se constituyen en cuatro ejes concretos. Cada uno de ellos se desarrollará con políticas específicas y con políticas transversales (asesoramiento, difusión, financiación y formación) que darán soporte a los cuatro ejes y que se coordinarán mediante redes (de especialización; de gestión; de innovación y de productividad).

Eje 1. Evolucionar el modelo industrial, desarrollando los sectores económicos con mayor valor añadido, como la industria de alta y media-alta tecnología. Como políticas específicas incluye nuevos proyectos y productos de alto valor añadido y vigilancia de mercado.

Eje 2. Capacidades directivas y emprendimiento para profesionalizar la actividad empresarial en todos los niveles jerárquicos. Sus políticas específicas son actitudes y valores de la actividad empresarial y promoción del emprendimiento.

Eje 3. Productividad por tecnología y cualificación, que busca incrementar la productividad de los trabajadores cualificándoles en el tipo de habilidades que van a precisar en empresas que tienen que incorporar tecnología de información, de producción y de gestión de un modo decidido. Sus políticas específicas son la cualificación para el empleo y la Industria 4.0.

Eje 4. Especialización sectorial como región en los sectores en los que se ha acumulado experiencia y competitividad de acuerdo con el modelo europeo de especialización regional inteligente, modernizándolos en procesos y productos y haciéndolos evolucionar hacia la innovación e internacionalización como factores básicos de competitividad. Para su desarrollo prevé la innovación, la internacionalización y políticas de promoción para el crecimiento del tamaño de las empresas y de detección de oportunidades de negocios cruzados entre la industria y los servicios.

Percepción de los empresarios

Por otro lado, el plan incluye dos puntos específicos sobre la percepción de los propios empresarios riojanos sobre las cuestiones en las que se puede incidir para incrementar el desarrollo industrial. Las vías de crecimiento planteadas son: el crecimiento en el mercado; la explotación de nuevos mercados; la creación de nuevos productos y el lanzamiento de nuevos negocios. Como métodos de reindustrialización, contemplan el crecimiento interno; la cooperación; la inversión directa extranjera, el consorcio y la adquisición de empresas.

Entre las oportunidades, a juicio de los empresarios, aparece un nuevo sector de actividad: la fabricación de especialidades farmacéuticas. Este subsector también coincide con las mejores oportunidades europeas.

También plantean aumentar el peso de actividades industriales tradicionales, como el vino, el calzado y la industria agroalimentaria, que marcan el carácter de la industria riojana y su especialización. Por ejemplo, se identifican oportunidades adicionales en la extensión de esta cadena de valor hacia adelante en el sector agroalimentario, incorporando procesados y elaboración de productos, platos y comidas preparadas.

Relacionados con la cadena de valor agroalimentaria, se mencionan igualmente las actividades relativas al tratamiento de residuos y aguas. Este puede ser un sector emergente y exportable que ya tiene un cierto desarrollo en La Rioja.

Por otra parte, los empresarios consideran que hay oportunidad de especializarse en la fabricación de componentes para la industria del automóvil, participando de este modo en la cadena de valor europea percibida como de mayor potencial de crecimiento.